jueves, 15 de mayo de 2008

Planeamiento obsoleto

El miércoles pasado estuve en las "V Xornadas de Urbanismo" organizadas por la Diputación de Pontevedra. Para mí, volver a Galicia es siempre importante por muchas y diferentes razones, pero en este caso, además, fue emocionante porque en ese mismo salón de sesiones donde se celebraron estuvo mi padre trabajando los cuatro años antes de su jubilación. La verdad es que para promover unas jornadas de este tipo en los tiempos que corren hay que tener un espíritu a prueba de casi todo. Como el que seguramente tiene Encarnación Rivas que fue la encargada de organizarlas y sacarlas adelante. Vaya aquí mi admiración por su trabajo. Pienso que puede resultar interesante que comente algunas de las cuestiones que surgieron (dadas las escasas oportunidades de encuentros de este tipo que se producen en el momento actual) y porque, además, la ponencia que leí titulada “Capital natural, turismo e desenvolvemento urbano: Galicia no século XXI” contiene mi punto de vista acerca de temas suficientemente conocidos por los lectores de este blog y, por tanto, no merece la pena que la reseñe (lo siento, Antonio). Hay que entender también (lo digo para mis alumnos de los primeros cursos que todavía no se han enfrentado a la normativa y para los lectores no españoles) que todas las competencias en materia de vivienda, urbanismo y ordenación del territorio, son de las Comunidades Autónomas no del Estado y que, por tanto, lo que suceda en una de ellas no tiene necesariamente porque ocurrir en otra. Sin embargo pienso que el sentir general probablemente sea parecido.

Diputación de Pontevedra, Trivago

Por supuesto que uno de los temas que planeaban por encima de todas las intervenciones era el de la corrupción urbanística. Pero no salió directamente (por lo menos en el primer día, que fue al que asistí) porque la actualidad de la crisis en la construcción tapa casi todo. Sin embargo sí que aparecía de forma colateral y también en las conversaciones fuera de las ponencias, en la comida, etc. Me sorprendió (sobre todo por parte de los políticos municipales) que no se hiciera cuestión de principio negarse a la posibilidad de tener menos competencias si con ello se evitaba la corrupción, incluso renunciando a la elaboración del planeamiento. Sin embargo a esta postura ayudaba bastante el hecho del descontento generalizado respecto a las dificultades de aprobar un planeamiento cada vez con mayores requisitos y limitaciones, sobre todo para los pequeños municipios que se ven impotentes ante un aparato (el plan) cada vez más inflexible y alejado de la realidad.

Ruinas de Santo Domingo (Pontevedra), Trivago

Respecto al tema de la corrupción sólo quería haceros notar dos cosas. La primera es que con el sistema actual de concreción del contenido del derecho de propiedad del suelo por el plan, siempre van a existir corruptos en las cercanías del planeamiento. Porque el plan es el encargado de repartir la lotería de los premios y las desgracias. Lo que significa mucho dinero. Y ya se sabe que donde hay dinero siempre algunos pretenden aprovecharse. Ya hace algunos años que vengo proponiendo que la única solución es la desvinculación del plan respecto a la determinación del contenido del derecho de propiedad del suelo. Hay muchas formas de hacerlo pero una de las más sencillas sería la asignación de un aprovechamiento urbanístico fijo a cualquier metro cuadrado de superficie de suelo. Luego el planeamiento determinaría los lugares en los que este aprovechamiento se concretaría. Una especie de trasferencias de aprovechamiento urbanístico se encargarían de trasvasar las edificabilidades a los lugares concretos del territorio que determinara el plan comprándoselas, por supuesto, a los propietarios de suelo no favorecidos.

Plaza de la Leña (Pontevedra), Trivago

La segunda se refiere a las llamadas infracciones urbanísticas que tanto preocupan en muchos sitios. Tanto es así que las primeras leyes autonómicas de planeamiento en casi todos los casos lo fueron de disciplina urbanística. La verdad es que, personalmente, me preocupan bastante menos la mayor parte de las infracciones urbanísticas que los despropósitos de tantos metros cuadrados construidos legalmente y con todas las bendiciones. La parte más importante de los mayores desastres urbanísticos ocurridos en este país no se corresponden con ilegalidades urbanísticas sino con urbanizaciones que han cumplido escrupulosamente la ley. En algunas Comunidades Autónomas (en Galicia no conozco el dato exacto) se preocupan mucho por construcciones ilegales que no llegan ni al 7% de la superficie total construida. No digo que no haya que cumplir la ley (ni estoy llamando a la revuelta en contra de la disciplina urbanística) pero en otros ámbitos de la vida se incumple la ley de forma mucho más notoria y a la sociedad parece que no le importa. Por ejemplo, la inmensa mayoría de los conductores incumplen la norma de la velocidad máxima de 50 km/h en ciudad. No el 7%, sino la inmensa mayoría. Con el agravante de que, en algunos casos, este incumplimiento puede matar. Y nadie se rasga las vestiduras.

Plaza de San Francisco (Pontevedra), Trivago

La verdad es que, dada la cantidad de dinero que mueve el planeamiento de forma casi discrecional, resulta particularmente increíble el escaso nivel de corrupción existente (soy consciente de que esta afirmación puede sorprender pero lo digo con conocimiento de la realidad desde ambos lados de la administración) y la cantidad de personas honradas (y honestas) que son capaces de moverse en estos ámbitos sin contaminarse. Y también puede resultar chocante que esta misma discrecionalidad sumada a las auténticas trabas garantistas del planeamiento no propicie una mayor indisciplina urbanística. Pienso que ya va siendo hora de que se digan estas cosas y que se hable de la labor ejemplar de muchos profesionales que, moviéndose en un campo muy complicado y rodeados de tensiones extraordinarias, se dedican al urbanismo.

Pontevedra, casco histórico, Virtual Earth

El otro gran tema, también recurrente en los últimos foros de urbanismo a los que he podido asistir, es el de la obsolescencia de los instrumentos de planeamiento con los que contamos. En Madrid, Andalucía, el País Vasco o Galicia el clamor es el mismo (aunque la verdad es que en unos sitios más que en otros): la urbanización de nuestros territorios ha rebasado con creces las posibilidades de un planeamiento general que, para mantener las formas, se va volviendo día a día más rígido, burocrático y poco operativo. Y es que al planeamiento general actual se le ataca desde un doble frente. Por una parte, en su aspecto normativo, al plan se le pide cada vez una mayor seguridad jurídica para los propietarios de suelo, para los urbanizadores y para la sociedad. Y esta seguridad jurídica (en muchos casos de intereses contrapuestos) se traduce en sucesivas capas de trabas o cautelas que van blindando poco a poco la posibilidad de revisarlo en tiempo real. Todo ello tiene su origen en la característica (que ya mencioné arriba) de norma que define el contenido del derecho de propiedad del suelo. Característica que, en muchos casos, sepulta bajo tierra la segunda misión del plan que consiste en configurar la futura imagen del territorio.

Poio (Pontevedra), las aldeas como parte de la ciudad de hoy

Pero es que también esta segunda misión del plan se enfrenta a dificultades en el momento actual. La primera derivada de una ocupación del territorio diferente a la tradicional de las ciudades. Y la segunda, de los nuevos requisitos originados por la cuestión de la sostenibilidad. Desde que a mediados del pasado siglo XX las ciudades decidieran que todo el territorio era suyo, liberadas al fin de las trabas que suponía la movilidad, hemos asistido a una ocupación casi militar de territorios que antes eran naturaleza, huertas, o campos de secano. Esta forma de ocupar el territorio por la ciudad ya he demostrado en otros lugares que es sumamente ineficiente y sólo soportable por las sociedades desarrolladas aumentando de forma desmesurada sus huellas y sus déficits ecológicos. Todo esto, claro, a costa de los países y sociedades que, en estos momentos, no llegan a los niveles de supervivencia.

Pontevedra y sus alrededores, imagen tratada

Esta nueva organización de las áreas urbanas es imposible de controlar con los sistemas tradicionales de planeamiento creados para resolver el problema de la ciudad surgida de la Revolución Industrial. Es decir, para resolver el problema de la “ciudad insana”. En la ciudad tradicional, de extensión moderada, relativamente concentrada en torno a centralidades poco especializadas, con un borde o límite relativamente claro que la separaba del campo y con una dinámica de crecimiento superficial controlable en períodos de tiempo medios, el plan como compendio de todas las técnicas urbanísticas conocidas consiguió producir ciudades bastante razonables. Pero este tipo de ciudad no es la que se está construyendo ahora en muchos sitios y el plan, tal y como lo conocemos, se ha quedado sin una de sus dos funciones: la de prefigurar el futuro de nuestros territorios. En estos momentos estoy trabajando en demostrar que el plan, en todo el mundo, no prefigura nada. Sencillamente la ciudad rebasa al plan por todos sus costados y los modelos de territorio que se producen se deben al azar (cuasi fractales, teoría del caos).

Comunidad de Madrid, edad del planeamiento

Lo que todavía mantiene el plan en pié es la necesidad que tenemos de una norma jurídica que fije el contenido del derecho de propiedad del suelo. Y este es el único objetivo del planeamiento urbanístico en el momento actual. Esta insistencia de los municipios gallegos en la casi imposibilidad de llevar a buen puerto un plan pienso que no es específica de Galicia, independientemente de las particularidades de su legislación de planeamiento o de las mayores o menores trabas que se pongan por parte de las instancias que se encargan de su aprobación o verificación. Esto está pasando en casi todos los lugares que conozco. Hasta tal punto que no se revisan los planes que ya están aprobados ni se aprueba nuevo planeamiento más que en casos muy especiales. Básicamente se funciona modificando el planeamiento existente mediante “modificaciones puntuales” o de otro tipo. Los grandes municipios no quieren ni oír hablar de hacer un nuevo plan y los pequeños se ven atados por las trabas garantistas de un instrumento jurídico que ha perdido una parte importante de su esencia.

Comunidad de Madrid, modificaciones a los planes

Para terminar estas reflexiones que me han sugerido las Jornadas organizadas por la Diputación de Pontevedra sólo querría dar algunos números. Como para el caso de Madrid contaba con mapas que demuestran gráficamente lo que he dicho y que acompañan este artículo, me entretuve en juguetear un poco con la página web del registro de planeamiento urbanístico de la Generalitat de Catalunya (ahora me dedico a estas cosas en lugar de hacer crucigramas, es mucho más divertido) y le pregunté a la base de datos sobre los Planes Generales de Ordenación Urbana y sobre los Planes de Ordenación Urbanística Municipal. Los resultados fueron los siguientes (en tanto por ciento) sobre el número total de expedientes aprobados, modificados o revisados de este tipo de planes:

Año 2005 (sobre un total de 255 expedientes):
Planes aprobados (7,1%)
Planes revisados (0,3%)
Modificaciones puntuales (92,6%)

Año 2006 (sobre un total de 413 expedientes):
Planes aprobados (6,5%)
Planes revisados (0,3%)
Modificaciones puntuales (93,2%)

Año 2007 (sobre un total de 216 expedientes):
Planes aprobados (7,4%)
Planes revisados (0,4%)
Modificaciones puntuales (92,2%)

Si se busca en ese mismo registro de Planeamiento Urbanístico y se rellenan los campos correspondientes (Comarca: Barcelonès; Municipio: Barcelona; Año de publicación: todos; Planeamiento: planeamiento general; Instrumento: todos) se obtiene un total de 259 expedientes. De todos ellos sólo uno corresponde a la aprobación del Plan General Metropolitano del año 1976 (!), otro es la revisión del programa de actuación para el cuatrienio 1988-1992 y los 257 restantes son modificaciones puntuales del plan.

Si a esto acompañamos las figuras anteriores sobre el estado del planeamiento en la Comunidad de Madrid, y añadimos que el vigente plan general del municipio madrileño fue aprobado en el año 1997 (hace ya más de once años) después de un largo proceso de elaboración, la única conclusión posible es que en nuestro país la ciudad del siglo XXI se está construyendo aprovechando las junturas del planeamiento general (y muchas veces a sus espaldas) probablemente debido a que ya no es el instrumento adecuado para organizar los nuevos territorios. Por supuesto que esta afirmación no se refiere a todos los territorios sino a los que tienen una mayor dinámica y están sometidos a mayores presiones, pero indican una tendencia sobre la que habría que reflexionar.


11 comentarios:

Antonio Folgado dijo...

Madre mía, esperaba algo sobre las ciudades en red y te descuelgas con esto. Aunque ya sabes que mi relación con el planeamiento es lateral me he quedado un poco desconcertado. No entiendo muy bien eso del "contenido del derecho de propiedad del suelo" pero estoy de acuerdo que, por lo menos en Galicia, los planes de urbanismo aparentemente no sirven para configurar el futuro de nuestras ciudades sino que van a remolque de la realidad. También me he quedado sorprendido con tu afirmación sobre el "escaso nivel de corrupción existente" (entiendo que es sobre el que podría haber dadas las circunstancias) pero así a todo, non sei... De lo que no hay duda es de que la gente corriente ve el planeamiento más como un incordio que como una ventaja. Y, sobre todo, como una fuente de favoritismos y prebendas. Los que os dedicáis a estas cosas ¿no lo podríais evitar? Te felicito por las imágenes, describen muy bien la situación gallega.

Andrés dijo...

Estoy completamente de acuerdo con que la ciudad contemporánea se genera más bien en los resquicios entre planeamiento; como a Antonio, me parece las imágenes que aportas de Pontevedra (aparte de recordarme tantas cosas de cuando era más joven) son aleccionadoras. Un abrazo, Am

Anónimo dijo...

Ya me imaginaba yo algo así. Lo que no me explico entonces es porque nos hacen estudiar en planeamiento la legislación de la Comunidad de Madrid. O en cualquier comunidad. Deberían de enseñarnos otras cosas. Creo que la enseñanza de esta asignatura también está obsoleta. Espero que la cambien en el plan de estudios ese de Bolonia.

Marga dijo...

¿por qué la Comunidad de Madrid no tiene algo parecido al registro de planeamiento urbanístico de la Generalitat de Cataluña? Me he metido en la página que nos ha dado Fariña y está fenomenal aunque cuesta mucho llegar a los documentos pero esta actualizado hasta ahora mismo. En la Comunidad de Madrid no he sido capaz de encontrarlo ¿es que estoy tonta o es que no existe?

Anónimo dijo...

Este curso en planeamiento venga a contarnos que si equidistribución de beneficios y cargas que si deberes del propietario del terreno que si pago de plusvalías para compensar pero si esto es así ¿por qué todos quieren que su suelo sea urbano y se pueda edificar cuanto más mejor? Me parece una injusticia que porque un plan lo diga a unos se les de todo aunque tengan que compensar con un poquito a cambio y a otros nada. Además por supuesto que si esto es así alrededor de la realización de un plan tendrán que acudir como moscas todos los mafiosos. Y no me puedo creer lo que dice Fariña de la cantidad de gente honrada que hay alrededor. En introducción hablando un día nos dijo que ya no hacía planes pero no contó porque. Entonces yo le pregunto a Fariña directamente ¿por qué ya no haces planes? Marcos

Xoaquín dijo...

Estoy de acuerdo con gran parte de lo que dices pero, a pesar de todo, Galicia tiene "cositas" que la hacen distinta en el planeamiento. Como comentas detectaste una cierta crispación en las Jornadas. Esta crispación es específica de aquí y añadida a la general respecto al plan que pueda existir en otras autonomías. Aparece por las trabas administrativas de todo tipo que se ponen para obligar a consensuar un modelo territorial sin plan territorial. Estoy de acuerdo que tiene que ver con la inadecuación del plan a las necesidades de la planificación actual. Necesidades que rebasan claramente el ámbito municipal. Pero lo que no se puede es intentar acomodar los territorios y casar los planes municipales entre sí siguiendo un modelo no conocido ni aprobado por la sociedad. Y me estoy poniendo a buenas, porque a malas se podrían pensar otras cosas. Por si fuera esto poco la urbanización gallega es endiabladamente complicada, y la legislación sobre planificación urbana que se ha ido aprobando -por parte de los de ahora y de los de antes- no hace más que enfollonar todavía más las cosas.

Miguel dijo...

La afirmación de que el planeamiento actual esta obsoleto me parece adecuada, sin embargo no se hasta que punto las alternativas a estos mecanismos de planeamiento obsoletos tienen visos de realidad. Por ejemplo, la idea de establecer un aprovechamiento urbanístico fijo es interesante y probablemente adecuada, pero no se hasta que punto se enfrentaría a la realidad de la situación, es decir, ¿se podría plantear actualmente un plan general con medidas como el aprovechamiento fijo(y otras medidas en esa dirección) o va en contra de determinadas normas o leyes nacionales o regionales, además de determinadas tendencias politicas que son las que al final tienen el poder sobre estos asuntos?
Soy nuevo en el blog y me parece estupendo y muy interesante. Un saludo.

Anónimo dijo...

Buen tema para el blog,hay dos grandes cuestiones en el sistema de planificación y modelo de desarrollo de las ciudades actuales, 1.corrupción, 2.crecimiento periurbano...

Centrándome en el contenido de este artículo Fariña, yo diría que después de todo, el eslogan de "sistema de planeamiento obsoleto" sólo es la piel del cuerpo de la problemática actual en el urbanismo. No sólo seguimos creciendo y desarrollando las ciudades con los restos de planificaciones anteiores, sino que tampoco estamos invirtiendo el tiempo en pensar y proponer, el sistema alternativo que incorpora la realidad circunstancial que nos rodea; o al menos no se está haciendo con la profusión y difusión adecuada, o simplemente con la aparente seriedad y apoyo administrativo, que en el fondo requieren estas cosas, para determinarse como válidas y permitirles en este mundo de apariencia, existir...

Un saludo: Adri

gAlicia en el país... dijo...

Muy de agradecer tu memoria de las jornadas celebradas en Pontevedra. Tuve la oportunidad de estar allí y te felicito por tus comentarios. Además, me permito añadir que tu ponencia destacaba por la cantidad y calidad de conceptos y reflexiones con los que repensar el panorama urbanístico. Personalmente la disfruté mucho.

Efectivamente y al contrario de lo que con frecuencia pretendemos o de lo que tenemos en nuestro imaginario, el planeamiento urbanístico hoy en España no es otra cosa que una norma jurídica. Las características de su redacción y tramitación así lo demuestran. Es un medio destinado a reducir los conflictos a través de la regulación previa, ya sea entre particulares, entre particulares y la administración, o entre administraciones. La reducción de estos conflictos ofrece garantías a la inversión y permite sufragar la urbanización. Reducidos a esto, los planes se caraterizan por la brutalidad absoluta hacia el medio y hacia el individuo. Hago este comentario porque pasas por alto una cuestión básica en tus líneas: el planeamiento urbanístico (tanto vigentes como en redacción) es malísimo para el medio y para las personas.

Y sobre las dificultades para alcanzar la aprobación definitiva del planeamiento general en la provincia de Pontevedra unos apuntes sin perjuicio de todo lo comentado y que suscribo. Primero: A los ayuntamientos con menos recursos se les financia la totalidad del coste de elaboración del plan. Segundo: Las proyecciones de población en todos los planes que he estudiado son sencillamente ilusorias. Tercero: Las estimaciones de capacidad residencial de los planes no computan el urbano no consolidado y las áreas de expansión de núcleo y en su lugar proponen grandes cantidades de urbanizable para resolver la demanda de vivienda... demanda estimada generosamente en base a las proyecciones de población que califiqué de iluorias pero que técnicamente diría que son simplemente falsas.

Estos planes agresivos hacia el medio y el individuo y técnicamente prefigurados para capitalizar el resurso suelo (sujeto a propiedad pero limitado) son los que cuesta tanto que alcancen aprovación definitiva. Sinceramente, no se si buscar al que evita que se aprueben para acusarle o para felicitarle.

Si tengo claro sin embargo que es de felicitar tu enfoque sensible y amplio, así como el esfuerzo de Encarnación Rivas.

José Fariña dijo...

Perdonad, pero esta vez he tenido una semana muy "completa" y no he tenido tiempo material de contestar, ni tan siquiera a los que me habéis hecho preguntas directas. Pero todo llega y, por fin es viernes y tengo un rato para dedicarle al blog (es decir, y aunque os pueda parecer raro, para descansar). Así que voy a tratar de ir contestando en orden a vuestras preguntas.

Antonio, tienes razón, a veces pienso que todos los que leen el blog están al tanto de determinadas expresiones. Al hablar de las relaciones entre el contenido del derecho de propiedad del suelo y el planeamiento me refería que, en realidad, al hecho de que en España, actualmente, el propietario de unos metros cuadrados de suelo (o de unas hectáreas) es sólo propietario de un papel, de nada más. Lo que pueda hacer en ese suelo lo dice el planeamiento. Desde sus posibles aprovechamientos agrícolas (por ejemplo, en un terreno protegido puede estar prohibido cultivar hortalizas o plantar frutales) hasta que pueda edificar en ese suelo una torre de veinte plantas. A eso me refería con la expresión acerca de la "concreción del contenido del derecho de propiedad del suelo por el plan".

Respecto al Anónimo del 16 de mayo a las 12:06, que supongo será unos de nuestros alumnos de la asignatura de planeamiento, le tengo que manifestar mi comprensión al respecto sobre todo ahora que está en época de exámenes. Y decirle que no se preocupe que para la adaptación Bolonia parece que tanto el Consejo Superior de Colegios de Arquitectos como los Directores de Escuelas de Arquitectura de España han llegado a un acuerdo para sacar el planeamiento de la carrera de Arquitecto y llevarlo a un Máster. Claro que ello implicará que los arquitectos se quedarán sin esta competencia a menos a hagan el citado Máster (aunque también es verdad que, en realidad, más que una "competencia" era una "pseudocompetencia") lo que no sé que le parecerá. En cualquier caso, una carrera técnica tiene que formar a profesionales y la profesión de planificador (si es que existe) pasa hoy por el conocimiento de la legislación que es básico para poder ejercerla. Por tanto, independientemente de que estamos más o menos de acuerdo con su bondad, es imprescindible conocerla (incluso para criticarla).

Marga, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid, a través de GeoMadrid (http://www.geomadrid.com/) tiene también algo parecido, aunque el SIG no está totalmente ajustado y el enfoque sea diferente. Supongo que con el tiempo se ajustará completamente y constituirá un banco de datos sobre el planeamiento de la Comunidad interesante, tanto para el público como para los profesionales.

Respecto a Marcos, al que también supongo alumno de la asignatura de planeamiento de la ETSA de Madrid, le tengo que decir que mi experiencia en ambos lados de la Administración (siempre como técnico) es que la gran mayoría de la gente que se mueve en el ámbito del urbanismo es honrada y honorable. No tengo que negar que probablemente en mi apreciación haya influido el hecho de que siempre he tratado de huir de ambientes "enrarecidos" y los que me conocen (tanto poco como mucho) saben o intuyen que los que frecuentan estos ambientes y yo nos repelemos mutuamente. También tengo que decirle que en el hecho de que haya dejado de realizar planes se debe, simplemente, el hecho de haber cumplido un ciclo vital (llegado a determinada edad me han empezado a interesar más otras cosas). Y en esta decisión no ha influido ni el entorno supuestamente corrupto, ni el miedo (aunque he llegado a recibir anónimos amenazantes, me han roto los cristales del coche, etc., en algunos momentos particularmente tensos del desarrollo de mi profesión tanto como planificador como arquitecto al servicio de algunos ayuntamientos), ni la falta de interés por hacer planes. Ahora me dedico a lo mismo desde posiciones distintas. El mensaje que querría darle a los que os estáis preparando para esto o empezáis, es que se trata de un campo con unas perspectivas espléndidas, que está muy abierto, con necesidad de rehacer muchas cosas y en el que se necesita gente con ideas nuevas. Y por supuesto, que tratéis de ser todo lo honestos que os sea posible (que seguro es mucho).

Miguel, bienvenido al blog. Te animo a que escribas para que el blog sea algo vivo.

Adri, me alegro que sigas leyendo el blog y que escribas de vez en cuando. La verdad es que, efectivamente, el planeamiento no es más que una parte (y probablemente menor) de los elementos que están construyendo nuestros territorios en el momento actual. Existen corrientes sociales profundas que tienen una influencia determinante y que deberíamos, por lo menos, conocer y analizar. Algunos de estos elementos he tratado de irlos incluyendo en los artículos publicados hasta ahora y otros, no tengas la menor duda, de que aparecerán tarde o temprano porque reclaman una y otra vez la atención de todos los que nos dedicados al urbanismo y la ordenación del territorio.

gAlicia hace muchos años que está en El País de las Maravillas, pero no hace tantos que se ha colocado Al Otro Lado del Espejo. El hecho de que El País de las Maravillas esté ahora al Otro Lado del Espejo me preocupa bastante. Sobre todo porque determinados espejos deforman la realidad (sean ilusiones sobre la población, sobre la capacidad real de transformación, o creencias sobre que los aumentos de consumo se pueden hacer sin costes ambientales o sociales) y cuando te colocas en el otro lado te instalas en la irrealidad. No me importa que gAlicia esté en el País de las Maravillas pero, por favor, haced algo para que no se instale en la irrealidad del Otro Lado del Espejo. Gracias por tus apreciaciones sobre el interés de lo que dije en las Jornadas y por tu mención al trabajo de Encarnación Rivas.

Marga dijo...

Fariña, gracias por el link de geomadrid pero más bien lo que quería era un sitio donde estuviera escaneado o como fuera todo el planeamiento aprobado de la Comunidad de Madrid y en esa dirección me parece que no está exactamente esto. Creo que sería una buena idea hacer accesibles todos los documentos aprobados para que todos aquellos que los necesitaran los tuvieran. Por ejemplo, organizaciones ecologistas o estudiantes. Puede ser que no interese que esto se conozca por todos o también es posible que yo no lo haya sabido encontrar.