jueves, 3 de enero de 2013

Planificar ciudades saludables

Con el cambio al nuevo plan de estudios de arquitectura hemos tenido que rehacer asignaturas y programas. Esta situación siempre supone un cierto revulsivo en el tradicional inmovilismo de la enseñanza universitaria española. Así, y aunque en pequeña medida, se van introduciendo cambios. Por primera vez en una de las asignaturas de nuestro departamento se va a tratar el tema de la Salud y el Urbanismo. Me ha parecido interesante dedicar este artículo a comentar una publicación que lo aborda de forma bastante concisa y panorámica. También la recomienda Luca Brunelli, uno de los alumnos a los que dirijo la tesis doctoral relacionada con esta temática, en el blog del Colectivo Lazareto del que ya he hablado en alguna ocasión. Su título es: Delivering Healthier Communities in London, y fue redactada en 2007 por el HUDU londinense con ayuda de algunas consultoras. Trataré de centrar mis comentarios en la cuestión de la salud mental por ser un tema poco tratado al hablar de diseño urbano.

Portada de la publicación

Siempre me ha asombrado la capacidad de los anglosajones para producir guías y recomendaciones útiles frente a la habilidad latina de aprobar normas que no se cumplen nunca y que, por tanto, son perfectamente inútiles. Y la guía que voy a comentar es una muestra evidente de por qué se produce esta situación. Un urbanista en el momento de planificar una ciudad o diseñar la sección de una calle se encuentra ante un cuestión (digamos que) matemáticamente indefinida. Es decir, con tantas variables que el resultado final puede ser casi cualquiera. Que sea acertado o no depende, sobre todo, de su habilidad para identificar las cuestiones clave. Para ello resulta imprescindible que comprenda con claridad el funcionamiento de los procesos esenciales y sus relaciones. Eso es lo que se aborda en guías como la que voy a comentar. Y de ahí su utilidad. Por supuesto que no están adaptadas ni a la forma de vida ni a la mentalidad latina pero algunas cuestiones esenciales (las que se refieren precisamente a los procesos) son universales y deberían servir también en nuestro entorno.

El ambiente urbano influye en la salud mental  somospacientes

Esta publicación da respuesta, básicamente, a la siguiente pregunta: ¿qué elementos relacionados con la salud dependen en alguna medida del diseño y organización de la ciudad? La contestación de la guía se centra en cinco apartados:
  • Salud mental.
  • Obesidad y enfermedades cardiovasculares.
  • Enfermedades respiratorias.
  • Incrementos de la mortalidad achacables al excesivo frío o calor.
  • Lesiones.
Después de una serie de conceptos introductorios tales como: ¿qué es la salud?, la salud en Londres, o qué entendemos por comunidades saludables, se estudian luego las relaciones con el urbanismo. Toda la tercera parte está destinada a analizar las principales variables de las que dependen estos elementos. Por último se plantean algunas cuestiones metodológicas y de Buenas Prácticas relativas a la salud y al planeamiento urbano. En el comentario de hoy me centraré en la parte que trata la salud mental.

Tasas de suicidios en España  elsevier

Para concretar la situación voy a dar uno de los datos que figuran en un reciente informe sobre "Salud Pública y Urbanismo en la Unión Europea" que realizamos entre Begoña Merino y yo para la Junta de Andalucía: las muertes por suicidios en la UE alcanzan las 58.000 anuales. Cuando Begoña me lo dijo pensé que era un error porque son más que las debidas a los accidentes de tráfico. Pero en efecto, parece que ese es el orden de magnitud. Para el caso de España, en 2009, según el INE se produjeron 3.429 muertes por suicidio y 2.588 por accidentes de tráfico (las cifras de suicidios son bastante controvertidas, pero las reproduzco sólo para dimensionar el problema). Utilizo datos de 2009, justo al comienzo de la crisis por si este hecho los hubiera distorsionado. Pues bien, resulta que buena parte de los suicidios se deben a trastornos mentales, en concreto a la depresión. El hecho de que dediquemos tanto tiempo y dinero a cuidar de forma exquisita los pasos de cebra, a templar el tráfico, o a limitar la velocidad e ignoremos de forma palmaria la influencia, por ejemplo, de la adecuada distribución de las zonas verdes en la ciudad para mejorar la salud mental de sus habitantes resulta un poco sorprendente.

La calidad de la vivienda y del barrio influyen decisivamente adaygc

Aunque la guía tiene la virtud de ser concisa, clara y muy bien organizada, tampoco profundiza demasiado en cada uno de los apartados. Pero es perfecta para tener una panorámica introductoria al tema. Respecto a la salud mental, resume perfectamente en menos de una página los factores asociados más directamente al llamado "efecto entorno" (barrio y vivienda), y de los que se tienen evidencias científicas más concluyentes:
  • La densidad, relacionada con los espacios libres y el hacinamiento.
  • El diseño, en cuestiones concretas tales como la altura de los edificios, y menos concretas como el desagrado del aspecto que presenta el inmueble.
  • El vandalismo, la falta de mantenimiento o la belleza y cuidado de las plantas bajas.
  • La calidad de la vivienda, por ejemplo: el aislamiento, los materiales o las instalaciones.
  • El miedo a la delincuencia, con la consecuencia del menor uso del espacio público.
  • El ruido, aunque este caso puede depender también en forma importante de la idiosincrasia del individuo.
En la guía se estudian con mayor detalle algunos factores concretos tales como el diseño y la densidad, la calidad de la vivienda, el miedo al delito y el riesgo de inundaciones. Excepto el tema de inundaciones al que ya le he dedicado bastante espacio en el blog, voy a intentar comentar lo más destacado del resto.

Las viviendas en edificios altos no son muy favorables  inmoportalix

Respecto al diseño se constata que tanto las viviendas a gran altura como las situadas a nivel del suelo están relacionadas con una mala salud mental de los residentes. Los edificios de gran altura afectan particularmente al bienestar mental de madres con niños pequeños y, posiblemente, al de los propios niños. Asimismo las viviendas de gran altura tienden a reducir las oportunidades de socialización. Ya hemos comentado en el blog que, precisamente, las relaciones sociales directas son imprescindibles para una buena salud mental. Todo lo que tienda a reducirlas debería evitarse. En lo que se refiere a las densidades, también parecen existir evidencias de que valores muy altos o bajos y problemas de salud mental van de la mano. Sin embargo, en la propia guía se manifiestan con cautela y ello es debido a que la cuestión de la densidad es bastante compleja y en este caso, entiendo, depende bastante de la cultura, las costumbres y el desarrollo del proceso histórico urbano. En términos generales, los índices de hacinamiento (es decir, los límites máximos permitidos tanto en viviendas como en el barrio) habría que fijarlos para cada situación concreta.

Las bajas densidades impiden una socialización real  googlemaps

Pero la cuestión de la densidad no se relaciona tan sólo con los índices de hacinamiento sino también con los ratios mínimos que hagan posible una vida urbana y social, condición imprescindible para una buena salud mental. Así, en la propia guía se señalan las 30 viviendas por hectárea como densidad mínima a considerar. En general, las dificultades no se deben tanto a las densidades máximas como a las mínimas. Y no sólo por temas estrictamente de salud. Por ejemplo, en el documento se mencionan los 100 habitantes por hectárea como el mínimo necesario para hacer posible un transporte colectivo adecuado. Además, las densidades pueden aumentarse sin afectar apreciablemente a la salud mental mediante un diseño y planificación adecuados, ya que también influyen las posibilidades de expansión (espacios abiertos y zonas verdes) que encuentra el ciudadano al salir de casa. En el documento se cita una guía de la CABE, Better Neighbourhoods: Making Higher Densities Work donde se dan algunas indicaciones para conseguir un funcionamiento adecuado en zonas con altas densidades (aunque lo que los ingleses entienden por altas densidades es algo “chocante” visto desde una perspectiva de ciudad mediterránea compacta).

La calidad de la vivienda es otro factor a tener en cuenta  plataformaurbana

También se considera importante la calidad de la vivienda. Aunque en el propio documento se reconoce que la influencia de la planificación y el diseño urbano es escasa en este aspecto, si que se hace mención a la necesidad de que existan normas generales que obliguen a cumplir una serie de estándares mínimos relacionados con la construcción y el proyecto, tales como el Código de Hogares Sostenibles (es España estaríamos hablando de Código Técnico de la Edificación, ordenanzas municipales, normas urbanísticas contenidas en el planeamiento y otras análogas). Es importante que, a la hora de redactar y aprobar estos documentos se atienda a los aspectos de salud. También se plantea la necesidad de identificar los barrios con viviendas de mala calidad para volcar las ayudas a la rehabilitación y regeneración urbana en los mismos. En España las tres administraciones (central, autonómica y local), y en algunos casos concretos, han puesto en marcha trabajos para detectar barrios vulnerables, aunque la perspectiva de salud mental casi no se considera. En relación al tratamiento de barrios vulnerables los trabajos de Jorge Tizón en el barrio barcelonés de La Mina son modélicos y deberían haberse difundido más entre los profesionales de la planificación urbana.

Barrio de la Mina (la Mina vieja), Barcelona  barrimina

Otro de los factores que más influyen es el miedo a la delincuencia. A pesar de que ya he dedicado bastante espacio al tema, me parece interesante ver como se enfoca en la guía desde el punto de vista de la salud mental. Las recomendaciones se basan en una publicación del ODPM (2004) Safer Places: The Planning System and Crime Prevention, cuyos enlaces se incluyen al final del artículo. Aunque a lo lectores del blog les deben sonar bastante después de los artículos que he dedicado al diseño urbano seguro, no me resisto a transcribir los siete puntos que se resumen en la publicación:
  • Acceso y tránsito: con rutas bien definidas y entradas y salidas controladas que no comprometan la seguridad.
  • Estructura clara de usos con lugares diseñados para los mismos.
  • Todo el espacio público debería ser accesible a todos, de forma que sea posible la vigilancia natural.
  • Promoción del “sentido de propiedad” de los habitantes respecto a su entorno urbano.
  • Protección física con un diseño adecuado para las funciones de seguridad.
  • También resulta imprescindible la existencia de actividad en el espacio público y una gestión del mantenimiento adecuada con participación de los vecinos.
De todo esto hay bastante literatura, incluso varios artículos en el blog. La novedad es que aquí se destaca su importancia en relación con un tema clave como es el de conseguir una adecuada salud mental de los ciudadanos. En buena parte de las recomendaciones se estudian y analizan ejemplos concretos de situaciones reales. Para este de la seguridad subjetiva se han elegido los casos de Russell Square y la regeneración del Swanley’s, Northview Estate, West Kent. Eso sí, todo ello de una forma muy clara y concisa (cada análisis de casos no ocupa más allá de un par de páginas).

Inseguridad ¿subjetiva?  unanocheunica

Para terminar esta parte de salud mental se habla en la guía del riesgo de inundaciones (que ya he advertido voy a pasar por alto). A continuación se plantean una serie de recomendaciones, pocas y claras, relativas a cinco temas básicos, que sí quiero comentar. Empezaré por una de las que considero más importantes y que figura bajo el epígrafe de "Comunidad e Infraestructura Social". La recomendación dice textualmente: “Maximizar las oportunidades para la interacción social a través de la inclusión de los servicios sociales y comunitarios tanto en los nuevos desarrollos como en los planes de regeneración”. En España ya lo hemos asumido en lo que se refiere a la actuación sobre áreas consolidadas con el nombre de rehabilitación integrada (o integral, según los momentos). Pero no así en los casos de nuevos desarrollos donde, salvo excepciones, ni se menciona. En la guía se llega a plantear la necesidad de que no se permita la ocupación de las viviendas hasta que no esté asentada la infraestructura física mínima que posibilite una vida de relación: centros sociales, de ancianos, espacios libres o comercios. 

Viviendas en Seseña (Toledo)  alfazentauro

El segundo tema es el relativo a los "Espacios abiertos y zonas verdes". Veamos lo que dice la guía: “Los redactores y las autoridades de planificación deberán incluir suficientes ‘equipamientos para la evasión’ (traducción casi imposible de ‘escape facilities’, en el sentido de "lugares que funcionen como válvulas de escape") tales como espacios abiertos y verdes tanto en los nuevos desarrollos como en los planes de regeneración”. Es muy importante considerar esta función de las zonas verdes ya que pueden proporcionar múltiples beneficios desde el punto de vista de la salud pública. Los planes de urbanismo deberían estudiar la forma de incluir estos espacios con los mínimos necesarios para poder cumplir esta exigencia, tanto en las áreas existentes como en las que se creen. Ya hemos visto al estudiar el tema de las zonas verdes la necesidad de que exista una zona verde de dimensión suficiente para que una persona pueda considerarse “fuera” de un lugar cementado, y que se encuentre a menos de 300 metros de su vivienda. Aunque no se menciona en la guía, ya he analizado en otro artículo del blog los beneficios que supone también para la rápida bajada de los niveles de estrés.

Parques de proximidad aunque sean pequeños, pero cercanos y seguros  wikipedia

En el epígrafe “Diseño y reducción del delito” se recomienda que en la organización y en el diseño de áreas urbanas, tanto de nueva creación como de regeneración, se sigan los principios del diseño urbano seguro. En particular para el caso de las zonas verdes y espacios abiertos, con objeto de que la gente las use en la mayor medida posible. A pesar de tratarse de una recomendación obvia, no es sencillo de llevarla a cabo ya que es imprescindible conjugar el aislamiento del tráfago urbano necesario para que una zona verde se considere beneficiosa para la salud, con el principio de “ver y ser visto” (base del diseño seguro). Como siempre en cuestiones de diseño podemos dar normas generales muy bonitas pero la dura realidad le impone al proyectista, muchas veces, misiones imposibles. Sin embargo un profesional capacitado, es decir que tenga en mente las prioridades de cada momento y conozca las posibilidades, conseguirá en muchos casos “cuadrar el círculo” y hacer compatibles necesidades contradictorias. También en la guía se hace mención a la necesidad de no limitarse estrictamente al área de actuación. Resulta necesaria una visión más global respecto al resto de la ciudad y, en concreto, “a los problemas y condiciones de las áreas circundantes”.

La videocámara como panóptico, control policial versus control social  monsefuradio

El apartado "Calidad del diseño y Tipología" está planteado de una forma algo más etérea. Comprendo que entramos en niveles en los cuales es casi imposible generalizar pero se dicen cosas bastante interesantes en páginas anteriores (algunas ya comentadas) que no se ven reflejadas en este resumen. Sólo se mencionan como aspectos concretos: la necesidad de identificar áreas de baja calidad; y la de promover en los desarrollos de alta densidad la privacidad, la mezcla de usos, las relaciones sociales y la participación en la gestión. Todos ellos, temas que nos son suficientemente conocidos. Por último, en lo que se refiere al quinto punto "Gestión y Mantenimiento", de menor interés para nosotros (aunque de gran importancia), se alude a la necesidad de que, como mínimo, tanto los espacios libres como los equipamientos comunitarios estén en disposición de ser utilizados antes de que los habitantes ocupen las viviendas. También a que los residentes participen en la gestión y en el mantenimiento del espacio público y zonas comunes.

Calles para caminar  kalipedia

En la guía también se estudian el resto de factores que influyen en la salud, no sólo mental, sino también física: obesidad y enfermedades cardiovasculares, enfermedades respiratorias, incrementos de la mortalidad en invierno o verano achacables al excesivo frío o calor, y lesiones. Dado su interés dedicaré, en su momento, otro artículo a la obesidad y las enfermedades cardiovasculares en relación con las posibilidades que proporciona una ciudad diseñada para poder andar, circular en bicicleta o realizar deporte en ambientes más naturales. También la cuestión de las lesiones empieza a tener importancia dado que nos encaminamos de forma muy rápida hacia una ciudad de “superviejos” (la cuarta edad) que no está pensada precisamente con criterios de accesibilidad para todos. Sobre ello, o bien Luca o yo, escribiremos algo en su momento. Sin embargo, todo lo relativo a la contaminación relacionada con el urbanismo, es mucho más conocido casi desde los mismos comienzos de nuestra disciplina. Incluso cuando yo era estudiante, mis profesores de urbanismo me enseñaron que tenía que considerar los vientos en la disposición de las zonas industriales “para evitar la contaminación”. Pero las modernas formas de contaminación (visual, electromagnética o acústica) son mucho menos conocidas, y podrán ser temas interesantes para futuros artículos.

Estético penacho de contaminación  docksud

En definitiva, espero que los comentarios de hoy ayuden a despertar el interés por un campo dentro del urbanismo que considero de vital importancia (y nunca mejor utilizada la palabra vital). Lamento que la práctica totalidad de la literatura esté en inglés pero es lo que hay. Esta ha sido una de las razones que me han movido a escribir el artículo. Como el blog se lee en muchos lugares de Latinoamérica y algunos de mis lectores tienen problemas con el inglés, he pensado que los comentarios que he hecho a la guía les podrían ser de utilidad. Para aquellos que entiendan inglés recomiendo el documento original que se puede obtener en pdf en el enlace que figura abajo. También puede ser interesante visitar el blog del Colectivo Lazareto que lleva Luca. Hay mucha información relacionada con un tema poco tratado en nuestro país. Bueno, acabo. Soy consciente que el artículo de hoy es bastante denso, largo y poco humorístico. Además difícil de leer completo. Pero me parece necesario reivindicar la necesidad de leer más de ciento cuarenta caracteres. Sin lectura, sin la travesía personal que supone la interpretación de un texto (incluso largo), no hay cultura. Y sin cultura no es posible la libertad. Aunque cada vez estoy más convencido de que Internet se está empezando a utilizar básicamente como entretenimiento (pan y circo para contentarnos), todavía sigo creyendo en sus posibilidades docentes y culturales.


Enlaces y documentos (por orden de aparición)


16 comentarios:

pablo esparza dijo...

Muy interesante el blog. Un saludo me puedes encontrar en http://pabloesparza.blogspot.com

Juan Cervera dijo...

Esperando las sucesivas entregas sobre salud física. Felices Fiestas.

Alicia dijo...

Sin saber nada de medicina me gustaría comentar alguna cosa que se me ha ocurrido al leer la entrada. No sobre salud mental campo en el que me siento todavía mucho más iletrada sino sobre el ejercicio físico que se dice de pasada en uno de los párrafos. Se nos acusa a los urbanistas de no hacer ciudades que permitan a la gente realizar suficiente ejercicio físico -sobre todo andar- y que esta es una de las causas de muchos relacionados con la salud. Pero pocas veces se dice que muchos de estos problemas vienen del tipo de dietas que hacemos y sobre todo del tipo de vida. Ayer fue día de Reyes en España un día que tradicionalmente se dedica a "jugar con los regalos". Pues bien, una gran parte de nuestros niños estaban en sus casas con la play, los juegos, las tablets o los smarphones. Antes, salía a la calle y todo era un jolgorio de niños con bicis, patinetes, niñas paseando cochecitos de bebés o tirando de una casita rodante. Si alguien quiere hacer ejercicio lo puede hacer hasta en el Ensanche de Barcelona uno de los lugares con más densidad de población o en la Gran Vía de Madrid. Estoy de acuerdo en que es bueno facilitar las cosas pero luego hacemos vías peatonales que nadie usa y hermosos miniparques de cercanía totalmente vacíos. No todo es culpa de los que planifican las ciudades y de los que proyectan las calles. Alicia F.

José Fariña dijo...

Alicia: tienes toda la razón. Sin embargo es necesario facilitar en la medida de lo posible la realización de ejercicio físico en el espacio público. Y no sólo por el ejercicio en sí, sino también por las posibilidades de relaciones sociales que posibilita.

Begoña dijo...

Hola José: Me alegra que apesar de las diferencias de contexto entre el Reino Unido y nuestro apais hayas echo es ta trascripcion adaptacion/ de lo que en este pais y aunque sea una experiencia piloto, se estan planteando los urbanistas y profesionales sanitarios para mejorar la calidad de vida de los habitantes de las ciudades. Sin lugar a dudas e sun modelo a tener en cuenta y espero que pueda surgir alguna experiencia piloto. En el ultimo congreso de Directivos de Atencion primaria que se celebro en San sebastian les anime a que pudieramos poner en marcha alguna experienciaa de este tipo....y creo que tanto la introduccion de estos temas en el curriculum de los arquitectos como la difusion que tanto tu como Luca haceis en los blog nos va aproximando. La versdad es que no es facil y contamos con cantidad de barreras que hemos tenido ocasion de revisar en ese informe para la Escuela Andaluza de Salud Publica. Pero una vez conocidos los problemas estamos en mejores condiciones de plantera otras alternativas. Gracias por recordarlo y difundirlo y un abrazo

Felipe dijo...

Sería sumamente interesante que nuestros leídos políticos alguna vez leyeran algo. Artículos como los de tu blog son perfectamente entendibles por todo el mundo. No solo por los profesionales del ramo sino por cualquier ciudadano. Yo soy uno de ellos. Empecé leyendo el artículo de las rotondas y ya no me desenganché. Nunca había escrito un comentario ni te había dado las gracias pero siento que ya es hora de hacerlo. Gracias. En concreto el artículo de hoy me parece genial y, a pesar de tratarse de la Rubia Albión, casi todo lo que se dice lo siento como real y verdadero también para los que somos del sur. Y aunque no conozca las "evidencias científicas" todo parece de bastante sentido común. Estoy de acuerdo con otro de los comentarios: esperando el artículo sobre salud física. Hernández Gil.

Eduardo dijo...

Al final siempre termino metiéndome con la "casta" política pero es que se lo merecen. Al hilo del comentario de Felipe Hernández y su referencia a nuestros "leídos" políticos se me ha ocurrido un pensamiento malévolo. Podríamos proponerles la privatización de nuestras calles y parques con objeto de conseguir que sus súbditos-votantes se enfermaran mucho más rápidamente al no poder salir prácticamente de casa, con lo cual podrían curarlos con mayores ganancias en hospitales previamente privatizados. Todavía más, se les podría imponer un peaje por la utilización del espacio público por ejemplo para manifestaciones y otras algaradas callejeras que, a la vez que se verían notablemente mermadas redundarían en beneficio de las arcas públicas -perdón, de los bolsillos particulares- de los miembros de la "casta", bien en sus funciones benefactoras como concejales, diputados o senadores o ya retirados como asesores en alguna de las gestoras encargadas de sacar dinero de esas calles, parques y plazas. Asquito que da la situación actual.

Anónimo dijo...

No me parece que todo sea culpa de la "casta" política. Su simple existencia es debida a una sociedad demasiado permisiva con la corrupción y la inmoralidad. En lo que se refiere a los temas de salud y urbanismo también la culpa le alcanza a unos técnicos que no han sabido explicar las consecuencias de determinadas actuaciones. Esto es muy claro, por ejemplo, con el tema de la contaminación. TODOS, incluídos los políticos, nos contaminamos al respirar en determinadas condiciones urbanas.

José Fariña dijo...

No es que quiera meterme en una discusión sobre culpas pero sí quisiera decir que hay evidencias científicas que relacionan, por ejemplo, nivel de renta y esperanza de vida. O también entre clases sociales (de las tradicionales o de las nuevas) y desigualdades en salud. Lo que quiero decir es que, de alguna forma, la falta de salud no afecta de forma equitativa a toda la población urbana sino que es inversamente proporcional, por ejemplo, al nivel de renta o a la clase social. A mayor nivel de renta o clase social mas alta mejor salud.

Melian Gonzalo dijo...

Totalmente de acuerdo con el Profesor Fariña. Tiene toda lógica, desde mi punto de vista. Por eso en mi opinión hay que ocuparse en crear las circunstancias para crear riqueza, pues mientra más rica es una sociedad más esperanza de vida tienen el conjunto de sus individuos, independientemente que dentro de esa sociedad se tenga más o menos renta. En estos aspectos me parecen muy buenos los trabajos de Xavier Sala i Martin sobre crecimiento económico (http://salaimartin.com/academics-and-books/my-books.html). Indudablemente vamos a gozar, en principio, de mejor salud en Madrid que en Senegal. Al igual que las ciudades es nuestro mejor invento para mejorar nuestra salud (no en relación con la polución sino en relación a las mejoras de calidades de vida gracias a la riqueza creada) como explica Edward Gleaser en The Triumph of the City.

Me ha gustado mucho el post. Se arrojan muchos datos interesantes. Tampoco conocía la guía que se lee muy bien en inglés.

En mi opinión, sobre el tema que en UK salgan tantas guías o recomendaciones interesantes y aquí tan pocas radica principalmente en las fuentes del derecho tan diferentes que tenemos. En UK tenemos el derecho consuetudinario o por costumbre y aquí el derecho continental positivo. Mientras en el primero se preocupan de hacer recomendaciones buenas o malas, (porque hay de todo) esperando que se utilicen por la sociedad y se establezcan como costumbre en el segundo, el nuestro, estamos (y no me gusta generalizar) más preocupados no de hacer guías o recomendaciones sino leyes o normas que deben imponerse, sean buenas o malas. Esta en mi opinión es una de las importantes diferencias, aunque puedo estar equivocado.
Saludos, Gonzalo

Alberto dijo...

No me cabe en la cabeza que -sin necesidad de "evidencias científicas" solo atendiendo al sentido común- cuando se contruya una ciudad no se tengan en cuenta cosas como las que se dicen en el post. Y no se tienen para nada en cuenta. No hay más que darse una vuelta por el sitio donde vivimos el ochenta por ciento de los habitantes de las ciudades españolas. ¿Por qué no se hacen las cosas bien? ¿Es más caro?

pablo dijo...

Hoy leí esta entrada, y sin quererlo me he topado con esta película que comienza con este mismo tema, os dejo el vídeo de los primeros 4 minutos

http://www.youtube.com/watch?v=6qwthmj6KzY

José Fariña dijo...

Pablo: gracias, el vídeo complementa muy bien el artículo.

Anónimo dijo...

Profesor,
Estuve ayer en la conferencia que impartió en Málaga en la Jornada URBANISMO, MEDIO AMBIENTE Y SALUD organizada por el Observatorio de Salud y Medio Ambiente de Andalucia y solo le escribo para decirle que todavía es mejor escucharle en persona que leerle en el blog. Gracias por una conferencia magistral. José.

uno_mas_otro dijo...

Profesor, agradecería que me aclarase esta afirmación:
'Gestión y Mantenimiento, de menor interés para nosotros (aunque de gran importancia)'. La intuición me dice que, al igual que la práctica del urbanismo necesita dotarse de herramientas y metodologías que permitan lidiar con la complejidad detectada, la operación y el mantenimiento han de ser parte central a abordar por una prática pro-sostenible. Más allá de 'la necesidad de que, como mínimo, tanto los espacios libres como los equipamientos comunitarios estén en disposición de ser utilizados antes de que los habitantes ocupen las viviendas' y que 'También los residentes participen en la gestión y en el mantenimiento del espacio público y zonas comunes': la operación y el mantenimiento pueden, [a posteriori, para una configuración ya dada] hacer más durable un sistema, pero de la O&M también se obtienen especificaciones CRÍTICAS que pueden repercutir en las morfologías y distribuciones y, por tanto, en la planificación y el propio diseño. Por ejemplo respecto a la elección de materiales, o de tipologías que faciliten condiciones de desarrollo de procesos que optimizen la durabilidad, así como el consumo de recursos en vida útil y en las fases regeneración o actualización... Si no, ¿a qué parte de la planificación corresponde pensar en la caducidad de las infraestructuras antrópicas indispensables para el funcionamiento de nuestros sistemas? ¿quién se encarga de pensar el coste y la amortización de su renovación en términos no sólo económicos, sino de recursos, comenzando por los energéticos? Porque mi impresión es que esto es uno de los pilares básicos, radicales, para una planificación sostenible. También respecto al tema particular de la salud, pues no es descabellado pensar que cierta influencia ha de tener que, según estos criterios, se adopten configuraciones más modulables y efímeras u otras de mayor 'inercia', no sólo por temas psicológicos basados en la percepción, sino por la organización operativa de la sociedad [tipos de trabajos necesarios, profesiones implicadas...].

José Fariña dijo...

uno_mas_otro: claro, por supuesto. Ya digo que se trata de algo de gran importancia (de importancia manifiesta, diría). Pero el artículo no trataba de plantear al urbanismo en términos económicos, de mantenimiento o de gestión en relación a la salud. Se trataba de plantear algo mucho más elemental. Sencillamente contarle a los que se dedican a la planificación urbana y al diseño de la ciudad, que estos temas, frecuentemente olvidados, deberían ser prioritarios a la hora de planificar y proyectar. Ya lo digo en la introducción: por primera vez la enseñanza del urbanismo aborda de manera "oficial" estas materias. Gracias por la aclaración.