viernes, 3 de noviembre de 2017

Once plazas de Madrid [+1]

Hace unos días ha terminado la votación ciudadana en la consulta sobre once plazas de Madrid promovida por el Ayuntamiento de la capital. Dado que ya se había experimentado un sistema parecido con ocasión de la remodelación de la Plaza de España, pienso que este tipo de iniciativas tienen la suficiente importancia como para reflexionar un poco sobre un enfoque de la participación que pretende incorporar las nuevas tecnologías también en este campo. Es bien conocida la inutilidad del sistema de participación en el planeamiento urbanístico español (y en el de todas las Comunidades Autónomas), legalmente obligatorio pero inoperante desde el punto de vista práctico. Es por eso que iniciativas como la del Ayuntamiento de Madrid tienen un gran interés y hay que analizarlas sin prejuicios para ver si suponen realmente un avance sobre lo experimentado hasta el momento en el campo urbanístico.

Decide Madrid  decidemadrid

Esta cuestión ya la he tratado de forma indirecta en otros artículos del blog pero, dado que la irrupción de las redes sociales digitales (e Internet en general) está cambiando de forma radical la manera en la que se crea opinión, es imposible obviarla si hablamos de construir la ciudad entre todos. El problema es que se trata de un fenómeno muy reciente del que todavía no tenemos la perspectiva necesaria para analizarlo lo más racionalmente posible. Y que, además, afecta a casi todos los campos de la información y la comunicación. Entre otros, algunos tan sensibles como la propia democracia y el sistema de elección de nuestros representantes. A pesar de todo, y dada su importancia, voy a tratar de estudiar algunas de las características propias de la participación en urbanismo que se diferencia claramente de otros tipos tales como la representación política.

Remodelación plaza Cívica de Lucero
 Más votado: 4553 votos (43,34%)   decidemadrid

Antes de seguir es conveniente hacer un repaso de la situación en la que nos encontramos. Para ello me van a servir de apoyo algunas partes del trabajo fin de máster Universitario en Urbanismo y Estudios Territoriales del INAP realizado por una de mis alumnas, Carmen Moreno Balboa. El trabajo se titula “Urbanismo Colaborativo” y se va a publicar próximamente en Cuadernos de Investigación Urbanística por lo que pronto se podrá tener acceso al mismo en su totalidad. De este trabajo voy a utilizar exclusivamente aquellas partes que plantean las bases teóricas y la situación actual del tema con el objetivo de contextualizarlo. Se trata de un trabajo muy completo en el que se estudia desde el propio concepto hasta su evolución, para centrarse luego en cinco casos concretos: Orcasitas, Trinitat Nova, Zorrozaurre, La Marina y el plan general de Torrelodones. El análisis de casos permite completarlo con una propuesta de evaluación y seguimiento de los procesos participativos.

Remodelación plaza Cívica de Lucero
 Finalista: 4237 votos (40,33%)   decidemadrid

Al tratarse de un trabajo de investigación he tenido que adaptar las partes que he utilizado a la finalidad de este blog lo que significa (como saben los lectores habituales) que, probablemente, en el camino se hayan perdido algunas cosas. Pero, dado que se publicará próximamente el original me quedo algo más tranquilo. La mayor parte de las ilustraciones se corresponden con imágenes del proyecto ganador y finalista de las once plazas de Madrid a los que luego haré referencia. No tienen nada que ver con el trabajo de Carmen y, en su conjunto, suponen una tercera lectura del artículo.


Urbanismo Colaborativo
Autora: Carmen Moreno Balboa

Abordar el tema de la participación ciudadana desde la perspectiva de la administración y en el contexto académico de estudios superiores de urbanismo y territorio, intentando no caer en lo popular y ni en lo estrictamente normativo, es una tarea de riesgo.

Remodelación plaza Cívica de San Blas
 Más votado: 4326 votos (55,46%)  decidemadrid

Y es así por varios motivos: en principio porque la participación apenas tiene cabida en la normativa urbanística –más allá de los procedimientos de información pública o alegaciones-, y porque hasta hace poco tiempo las iniciativas ciudadanas se situaban al margen de la legalidad y surgían, en muchos casos, como acciones “radicales” de oposición o protesta contra las decisiones tomadas por las administraciones y las políticas públicas; también por la propia indefinición del concepto y su aplicación, y por tanto lo difuso que puede resultar su análisis y las conclusiones que a través del mismo se obtengan.

Sobre la participación ciudadana

No resulta fácil encontrar una definición oficial o consensuada de Participación Ciudadana, tal vez porque se trate de un concepto indeterminado o porque se presta a múltiples interpretaciones, el caso es que no hay una definición de la que podamos partir. Acudiendo a la RAE, “Participar” en su primera acepción significa (dicho de una persona) tomar parte en algo; "ciudadano/na" es la persona considerada como miembro activo de un Estado, titular de derechos políticos y sometido a sus leyes. Si relacionamos ciudad y polis, el  término nos lleva al concepto de política como todo lo relativo a la vida de la polis. Así un ciudadano lo es en cuanto participa activamente en la actividad política. Esta actividad ha ido variando en el tiempo, en cuanto a intensidad y ámbito de desarrollo, en función de la complejidad de los sistemas y la organización política de la sociedad.

Remodelación plaza Cívica de San Blas
 Finalista: 1914 votos (24,54%)  decidemadrid

En una sociedad compleja como la actual, una aproximación genérica al concepto de participación ciudadana, sería la acción en política, colectiva o individual, de la que todos formamos parte. Esta acción podría integrarse en la actividad política y administrativa o no; dependiendo del grado de madurez democrática y buen gobierno de las instituciones o del Estado. En todo caso, esta actividad de los ciudadanos en las cuestiones públicas que lleva a una mayor influencia en la toma de decisiones, no puede implicar la inobservancia de las normas o la falta de responsabilidad de los gobernantes ante sus actos. De los varios acercamientos a los diferentes niveles de participación tales como los propuestos por Asociación Internacional para la Participación Pública IAP2 (International Association for Public Participation), el Código de Buenas Prácticas para la Participación Ciudadana del Consejo de Europa, o la OCDE vamos a fijarnos en este último al ser los tres bastante coincidentes.

Remodelación plaza Cívica Mar de Cristal
 Más votado: 3889 votos (45,99%)  decidemadrid

La OCDE, dentro de las relaciones entre las instituciones públicas y los ciudadanos diferencia entre:
  • Información: “Las instituciones públicas difunden, por iniciativa propia, informaciones sobre elaboración de las políticas, o bien los ciudadanos obtienen información a partir de su propia demanda”. Unidireccional.
  • Consulta: Las instituciones públicas demandan información y reciben respuestas de los ciudadanos sobre la elaboración de políticas, planes, acciones… Es necesaria una información previa. Bidireccional limitada.
  • Participación activa: los ciudadanos participan activamente en la toma de decisiones y la elaboración de los planes y en la ejecución de las acciones. Relación bidireccional. Fundamentada en el principio de la coparticipación.

Planificación radical y expediciones geográficas

Las teorías sobre la participación en el urbanismo se desarrollan con mayor intensidad a partir de la década de los sesenta. Estos planteamientos teóricos tuvieron incidencia en algunas de las políticas urbanas, especialmente en las enfocadas a la regeneración de la ciudad, en Europa y Estados Unidos. Todos estos enfoques y los resultados de las primeras experiencias fueron trasladados a las estrategias y programas impulsados por la Unión Europea y se han incorporado paulatinamente a las políticas públicas de los países miembros de la Unión. Como ejemplo de la consolidación de estas prácticas, en concreto en España, tanto en la Ley de Suelo estatal como en el Plan Estatal de Vivienda que apuestan por la regeneración y renovación urbana, los casos de éxito en su aplicación se han apoyado en la colaboración, la coproducción y participación de todos los agentes, particularmente los vecinos afectados por estas actuaciones.

Remodelación plaza Cívica Mar de Cristal
 Finalista: 2595 votos (30,69%)  decidemadrid

Las propuestas teóricas en este campo, se han basado en aportaciones de otras disciplinas que convergen en el urbanismo como la sociología, geografía, filosofía del derecho y otras, que van desarrollando diferentes posturas alternativas a la planificación tradicional. Esta multiplicidad de propuestas y vertientes en la orientación de la participación en la planificación viene a corroborar el carácter amplio e indeterminado del concepto, debido a la complejidad del campo en el que actúa el urbanismo, que engloba disciplinas, problemas y soluciones desde multitud de ámbitos diversos. Según Friedmann, son cuatro las tradiciones de la planificación: Como reforma social, instrumento para mejorar los desajustes del desarrollo económico; como análisis de políticas; como aprendizaje; y como movilización social intentando promover cambios estructurales.

Remodelación plaza de la Duquesa de Osuna
 Más votado: 2171 votos (40,51%)  decidemadrid

En la planificación urbana ha sido y sigue siendo, la forma de entenderla como reforma social la imperante. Sin embargo el enfoque como movilización social al que se ha llamado en otros momentos planificación radical, ha ido avanzando y haciéndose más visible y necesaria. Así, lo que en este trabajo se entiende como planificación colaborativa surge como un entendimiento entre estos dos métodos antagónicos, que nacen de dos realidades tangibles, opuestas, pero que irremediablemente deben confluir para facilitar el avance de la sociedad, en relación al urbanismo. Si bien cada método tiene unos principios muy diferentes, de ahí la importancia de los conceptos de colaboración y consenso. Hoy en día, esta planificación radical tendría su reflejo en las iniciativas ciudadanas y su actividad de intervención en la ciudad.

Remodelación plaza de la Duquesa de Osuna
 Finalista: 1872 votos (34,93%)  decidemadrid

La Planificación Radical, surge en el siglo XIX, como reacción a las consecuencias sociales de la revolución industrial. En el campo del urbanismo John Friedmann establece los orígenes de lo que denomina planificación radical, una práctica de raíces en la movilización social, como una tradición dentro de la planificación: “con todo lo que manifiestamente es erróneo en la movilización social como tradición en la planificación, sin embargo, es la única tradición que puede hacer frente al orden dominante. Apunta a una economía, una política y una sociología que rechazan que parezca inevitable el desarrollo desigual, la impotencia, la explotación y alineación, que son los marchamos del sistema capitalista mundial.” Un ejemplo ilustrativo de este tipo de irrupciones sociales en España en los años 70 es el caso de Orcasitas, uno de los que se analizan en el trabajo.

Remodelación plaza de la Emperatriz
 Más votado: 3429 votos (45,74%)  decidemadrid

Esta corriente tiene origen en experiencias anteriores como la DGEI: Expedición Geográfica de Detroit, concebida como misión cartográfica y educativa de carácter radical, impulsado en 1971 por el geógrafo William Bunge Pretendía la emancipación de la clase obrera negra, como revolución ecológica o biológica: una transformación de la relación del hombre y su entorno. La DGEI proponía un enfoque distinto de la participación, y la entendía como práctica de la acción, como una revolución: “Bunge quería investigar a cerca de la sociedad negra pero, a la vez, pensaba que ésta tenía que aprender a hacerlo por su cuenta.” En Fitzgerald, Bunge puso en práctica sus teorías sobre la geografía radical. Para ello contactó con las organizaciones vecinales y les enseñó a sistematizar sus conocimientos: construir mapas, analizarlos, plantear cuestiones clave. Su intención era que aprendieran a analizar qué pasaba de verdad en el barrio, y el camino a seguir para resolver las situaciones más problemáticas.

Planificación y defensa de las minorías

Diez años antes Jane Jacobs ya había puesto las bases de otra forma de entender el urbanismo. Todas estas contribuciones dieron lugar a la figura que Davidoff denominó advocate-planner, como planificador para la integración de todos los intereses presentes. Partía de la consideración de cuestiones de interés público las políticas urbanas y su implementación, por lo que debían decidirse de acuerdo a las prácticas democráticas de toma de decisión y no de forma unilateral, mediante los organismos públicos. Abogaba por un planeamiento plural, en el que la propuesta de la administración pública no fuera la única, si no que se barajaran múltiples alternativas independientes que contuvieran los intereses presentes en la comunidad.  El plan resultante sería mejor plan, pues el debate mejoraría el nivel de racionalidad del proceso. De este modo el planificador actúa como defensor de los grupos menos influyentes.

Remodelación plaza de la Emperatriz
 Finalista: 2028 votos (27,05%)  decidemadrid

Se trataría de un intento de superar la postura de estos grupos que no eran capaces de participar de forma positiva y propositiva sino como reacción y oposición al plan presentado por la administración. El planificador, de este modo, tendría una posición similar a los abogados en el mundo del derecho, en cuanto a la defensa de los intereses de su cliente, además de llevar a cabo una labor educativa, informando de los avances, del proceso, los cambios, condicionantes, legislación o los resultados. Otro aspecto importante sería la labor de persuasión para conseguir sus objetivos. Todo ello supone una aproximación a las condiciones de colaboración y consenso de la planificación participativa. Hasta ahora las posturas eran diversas y encontradas y se buscaba la defensa del interés propio frente a los otros, no la aceptación de la pluralidad.

Remodelación plaza de la Remonta
 Más votado: 4905 votos (46,2%)  decidemadrid

Simultáneamente otros autores presentan opiniones encontradas respecto a la participación en el urbanismo, Sherry Arnstein en 1969, constata mediante experiencias concretas que no todos los procesos de participación son positivos y ofrecen una pluralidad de visiones y la implicación de los ciudadanos, sino que servía de instrumento para validar los planes de la administración, interviniendo en la opinión pública, como mecanismo de manipulación de la comunidad. Concluía que la participación debía conllevar una redistribución de poder en la comunidad. Establecía una escala de participación: Participación nula, cuyo objeto era la manipulación; participación intermedia, como proceso de diálogo; y alto grado de participación en los que se produce diversos grados de cesión (o devolución) de poder a los ciudadanos tanto en la toma de decisiones como en la implementación del plan.

La competitividad como objetivo

La crisis económica, y la paulatina retirada de la administración pública como actor económico principal, hacia una globalización integrada por el capital, la producción y la fuerza del trabajo, con la consiguiente entrada de nuevos actores en la política urbana trajo consigo la acción global de las ciudades a nivel internacional. Es entonces cuando la competitividad urbana se convierte en uno de los objetivos principales de las políticas urbanas, tanto a nivel global como a nivel local. Autores como Saskia Sassen  plantean el papel de las áreas urbanas y metropolitanas en las economías regionales, nacionales e internacionales que se potencian en entornos favorables como la Unión Europea. Estos cambios estructurales dan lugar a procesos de reorganización de competencias y poder, en sentido ascendente y descendente: de descentralización y subsidiariedad, adquiriendo nuevas competencias los organismos internacionales y a su vez recuperando otras las entidades locales.

Remodelación plaza de la Remonta
 Finalista: 4040 votos (38,05%)  decidemadrid

Surgen nuevos modelos de gobierno en los que los ciudadanos y los nuevos actores adquieren un mayor protagonismo en la vida política dando otro sentido al concepto de gobernanza. En la planificación los grupos del conocimiento no experto se complementan con el conocimiento experto de técnicos y políticos. Marca el inicio del diálogo inclusivo y la planificación colaborativa. Este nuevo modelo apunta a la necesidad de potenciar la corresponsabilidad, la implicación de los ciudadanos y actores locales en la definición de las soluciones y puesta en marcha de acciones para los problemas de degradación urbana y medio ambiental. Las teorías sobre planificación avanzan en diversos sentidos, en relación a la información y a la actuación de los técnicos en los procesos de participación.

Remodelación plaza de la Vaguada
 Más votado: 4430 votos (42,81%)  decidemadrid

Forester  considera al planificador como organizador o desorganizador de la atención pública, ya que los ciudadanos  depositan en ellos su confianza y estos son los que dan forma a sus aspiraciones y demandas,  alimentan la participación y manejan la información. Mediante el uso de la información o la desinformación pueden manipular los procesos de toma de decisiones. La desinformación es un obstáculo para la práctica de su propuesta de planeamiento progresivo, por lo que el planificador debe identificar las formas de desinformación y contrarrestarlas, dando así poder a los ciudadanos en las cuestiones que les afectan. Forester  a punta al Deliverative planning, en el que el proceso real y genuino de participación sólo se produce cuando, entre los actores, tiene lugar: el aprendizaje: a raíz de las discusiones y crítica del conocimiento experto; y la construcción de redes de relaciones entre los actores: construcción de memoria, de pertenencia al proceso.

Remodelación plaza de la Vaguada
 Finalista: 4307 votos (41,62%)  decidemadrid

En otra línea teórica se desarrolla la propuesta de Friedmann. Ante la crisis de la planificación en los años ochenta propone recuperar la comunidad política como guía de un proyecto de reconstrucción social, a través de la práctica de la planificación radical.La planificación radical, para Friedmann, es la alternativa a la tradición reformista. Exige cambios estructurales en la sociedad, se basa en la acción desde abajo para cambiar el orden político de la sociedad. Necesita de una teoría que sostenga la acción, no es un proceso de participación reactiva contra los planes, sino “una forma regeneradora de planificación ligada a las prácticas de la transformación social”. El planificador radical es un mediador entre teoría y práctica, contribuye a que la sociedad evolucione a un modelo más dependiente de sí misma y políticamente activa y denomina al proceso de aprendizaje social Planificación Transactiva.

Autora: Carmen Moreno Balboa


Hasta aquí algunas de las teorías básicas recogidas del trabajo de Carmen. Aunque se trata sólo de una parte de la introducción a su investigación puede servirnos para situar las posiciones principales relativas a la cuestión que estamos tratando.

Remodelación plaza del Encuentro
 Más votado: 3705 votos (45,46%)  decidemadrid

Es complicado resumir un tema como este, sobre todo porque muchas de las posturas tienen un contenido ideológico importante y, desde el punto de vista práctico, porque cercenar una parte del trabajo y quedarse con determinados párrafos obviando otros, significa construir un relato interesado, que incluso puede ir en contra de la opinión del propio autor (en este caso, autora). Pero bueno, los lectores podrán acceder pronto al texto original y también a algunas de las fuentes que se recogen en la bibliografía seleccionada del trabajo e incluida al final. Me ha interesado resumir la evolución del tema para demostrar que casi todo está ya inventado. Y que, aunque nos enfrentamos a la llamada sociedad digital, con unas características que nunca hasta ahora se habían producido, todavía se puede aprender de lo ya experimentado. Y, sobre todo, que es necesario despojarse de prejuicios y observar la situación con ojos atentos.

Remodelación plaza del Encuentro
 Finalista: 1818 votos (22,3%)  decidemadrid

Bien, voy a tratar de analizar el sistema de participación seguido por el Ayuntamiento de Madrid en la llamada consulta ciudadana de “las once plazas” aunque también he considerado el caso de Plaza de España que siguió un procedimiento un poco diferente. El Ayuntamiento tiene una página web llamada Decide Madrid (el enlace al final) con una serie de apartados: Debates, propuestas, votaciones, procesos, presupuestos participativos y más información. Si abrimos la pestaña de “Procesos” veremos que en el momento de escribir este artículo no hay ninguno activo abierto y tampoco próximamente. Pero en el apartado de “Terminados” están todos los llevamos a cabo anteriormente (incluido el de Plaza de España mencionado al principio) y también, plaza a plaza, las once que me han impulsado a escribir estas líneas (La Vaguada, La Remonta, Puerto de Canfranc, Duquesa de Osuna, del Encuentro, de los Misterios, de la Emperatriz, Cívica de San Blas, Cívica de Mar de Cristal, Cívica de Lucero y el conjunto de las de Mayor y Ágata en Villaverde).

Remodelación plaza de los Misterios
 Más votado: 4077 votos (54,68%)  decidemadrid

Aconsejo al lector que abra la página y vaya de un sitio a otro por ella, probando pestañas, intentado visualizar los documentos, leyendo los comentarios y analizando las votaciones producidas. Una vez hecho esto tiene que pensar que la persona que lo está haciendo es un experto (casi todos mis lectores lo son, desde el nivel de estudiante al profesional) y tratar de imaginarse como lo haría alguien con muy escasa o casi nula formación en estos temas. Después de hacerlo, probablemente ya tiene la respuesta al por qué el nivel de participación, tanto a través de Internet como presencialmente, ha alcanzado la cifra del 1,7% de los vecinos. Y es que, de las enseñanzas que se derivan de la evolución del tema de la participación en todos los acercamientos que se han hecho al mismo (desde Bunge hasta Forester pasando por Friedmann) hay una condición de partida que es el conocimiento consciente del tema.

Remodelación plaza de los Misterios
 Finalista: 2137 votos (28,66%)  decidemadrid

Participar no es decidir sin tener ni idea de qué se está decidiendo. Participar en urbanismo no es un acto único como el de votar a nuestros representantes políticos. No es decidir entre un proyecto u otro ya terminados. Participar debería ser un proceso largo, complejo, en el que se produce una interacción entre los técnicos, los políticos y la sociedad a lo largo de todo el desarrollo del proyecto, de resultas del cual hay un acercamiento de posturas sobre cómo queremos que, en realidad, sea el ámbito físico de nuestras vidas. Es por eso que los Geógrafos Radicales americanos se iban a vivir a los barrios. Su objetivo no era sólo aprender de los vecinos, era también que los vecinos aprendieran de ellos. Para eso están los técnicos, para decirles a los vecinos: mire usted, si hace eso que tanto le gusta puede pasar esto otro que tiene estas consecuencias. No para presentar directamente un proyecto terminado (en muchos casos ilegible para el ciudadano corriente) y que diga sí o no.

Remodelación plaza del Puerto de Canfranc
 Más votado: 4270 votos (52,72%)  decidemadrid

Sin saber el significado e implicaciones de cubrir una plaza de césped en su casi totalidad, viendo sólo un dibujo muy verde y gente retozando y tomando el sol como si estuviera en la playa con niños jugando bucólicamente felices alrededor, nadie (ni la sociedad ni los técnicos ni los políticos) debería decidir. Por tanto, esta nota de la participación como proceso en el cual se produce una interacción sobre todo entre los técnicos y las personas no técnicas a lo largo del propio desarrollo del proyecto, es esencial para que estemos hablando de algo racional y no de pura demagogia. Cuando, por más que lo intento, no veo un proceso en el que unos aprenden de los otros, sino una petición de asunción de responsabilidades sobre una decisión sin contar con los elementos de conocimiento suficientes, pienso que algo no funciona. A veces se nos llena la boca al hablar de trasparencia. Porque, claro, la trasparencia está directamente ligada a la información, base de la educación.

Remodelación plaza del Puerto de Canfranc
 Finalista: 2141 votos (26,44%)  decidemadrid

Pero resulta que la información también tiene mucho que ver con la comunicación. Hasta Shannon (mi ídolo) padre de la Teoría de la Información decía en el ya lejano 1948: “El problema fundamental de la comunicación es el de la reproducción exacta o aproximada en un determinado punto de un mensaje elegido en otro punto. Con frecuencia los mensajes tienen significado”. El sarcasmo casi galaico del párrafo final resume de forma magistral la índole del problema. Ya en otro artículo del blog, “Smart Cities más transparentes” se analizaba el tema de las plataformas open data y las condiciones según el público que accediera a ellas. Pero estas condiciones se pueden ampliar a cualquier campo de la comunicación. El asunto es, precisamente, encontrar los significados. Ya vamos, por tanto, entendiendo que el proceso de participación tiene una parte crítica que es la educación de unos y otros (es decir, la búsqueda de significados) lo que implica información fiable y significativa. He tratado de encontrarla en las “once plazas” y en la remodelación de Plaza de España pero no he sido capaz.

Remodelación plazas Mayor y Ágata de Villaverde
 Más votado: 3192 votos (49,18%)  decidemadrid

El resultado de todo ello no ha sido como para alegrarse demasiado de lo conseguido. Repasando los proyectos ganadores y finalistas me he sentido decepcionado. Conozco algunas de las plazas (unas mejor que otras), y a la vista de la información suministrada en Decide Madrid no he sido capaz de entender algunas de las propuestas ganadoras. Llevo más de treinta años dedicado a estos temas y sentía la necesidad de hacerles muchas preguntas a los autores. Imagino la incomprensión del proyecto de una plaza concreta por parte de los afectados. Pero es que, además, en determinados casos, analizando fría y técnicamente las propuestas ganadoras algunas de ellas son, sencillamente, malas. Si se llegaran a realizar aumentarían notablemente los problemas, tanto para los vecinos que las sufrirían como para la ciudad que tendría que construirlas y mantenerlas. Y eso habría que habérselo contado a los vecinos. Claro que para ello se necesita tiempo, ir haciendo el proyecto de forma conjunta y contar con estructuras estables. Por cierto, había una pregunta previa cuyo resultado era obvio: ¿Consideras necesario remodelar la plaza? Por abrumadora mayoría en todos los casos era necesario (yo no estaría tan seguro). Considerando el conjunto de las once plazas: si (81,36%), no (14,66%), blanco (3,98%).

Remodelación plazas Mayor y Ágata de Villaverde
 Finalista: 1841 votos (28,37%)  decidemadrid

Además, en la sociedad digital, y aunque no lo parezca, todo es más complicado. En muchos casos los significados originales se manipulan. Además con un descaro absoluto: “Por 500 € te creo una reputación en Internet o hundo la de fulanito en los infiernos”. También puedo influir sobre determinada idea repitiendo mediante mi ejército de trolls que esa idea nos va a llevar al desastre. No es necesario que diga el porque, es suficiente con que lo diga muchas veces y en los lugares adecuados. Algunos tenemos la esperanza que, con el tiempo, sepamos movernos en esta sociedad que hoy es de la posverdad (información no basada en hechos objetivos “sino que apela a las emociones, creencias o deseos del público”) pero que en el futuro probablemente sepa aprovechar las ventajas enormes de la sociedad digital que viene. De momento no estamos muy bien situados y es un problema que deberíamos afrontar. En urbanismo es básico que estemos abiertos a las ideas de los otros y seamos capaces de comprender sus razones. Pero, de momento, esto no parece que suceda. En el gráfico de abajo se puede ver como, en España y desde el punto de vista político la polarización de la información es muy importante.

Polarización del público en torno a los medios
 Richard Fletcher,  Oxford, Reuters  digitalnewsreport

Es más, según Fletcher estamos los terceros del mundo, superados tan solo por Italia y USA. Esto significa, en el fondo, que sólo atendemos a aquellas fuentes de información que coinciden con nuestras emociones, creencias y deseos, despreciando cualquier otra. Es por ello imprescindible una labor educativa mucho más necesaria que en otros países como Alemania, Finlandia o Noruega que lo tienen más fácil. Y el urbanismo se ve directamente afectado porque (además de la técnica) tiene una parte política importante. El problema es que, tal y como se deduce del párrafo anterior, Internet y las redes sociales digitales no son suficientes porque subyace un importante problema de credibilidad. ¿Cómo voy a creer algunos de los comentarios de las “once plazas” cuando cualquier experto se da cuenta de los errores manifiestos que se plantean en algunos de ellos, incluso las mentiras interesadas para manipular la opinión en uno u otro sentido dirigidas por un Community Manager pagado por una de las partes?

Polarización en diversos países, Richard Fletcher, Oxford, Reuters
 Señalar en la imagen para verla más grande  digitalnewsreport

Esto nos lleva a la necesidad de que las administraciones locales, aquellas que están más cerca de las personas, empiecen a crear conciencia local. Y para ello es imprescindible que la ciudadanía tenga centros donde acudir y donde le expliquen como funciona su ciudad. Las razones reales que hay detrás de algunas decisiones. Centros donde, cara a cara, y no de forma anónima, se puedan expresar opiniones no basadas en la inquina o en las emociones, creencias o deseos. Racionalizando lo racionalizable. Probablemente en un futuro aprendamos a sustituir el Internet global por un Internet local que reduzca las posibilidades de manipulación de la opinión de los afectados. Pero, mientras tanto, habría que intentar resolver estos problemas. Porque, de lo que si hay experiencia es de consultas de este tipo que traen consigo, muchas veces, frustración por parte de aquellos que participan de buena fe y se encuentran con resultados inesperados producto de una manipulación bastante obvia.

Remodelación de la Plaza de España  decidemadrid 
 El proyecto más votado ni quedó entre los finalistas del jurado

Claro que es imprescindible que construyamos nuestras ciudades entre todos. Y que, por lo menos, el Ayuntamiento de Madrid está intentando hacer cosas, algo que no se puede decir de la mayoría de municipios españoles. Y eso merece un aplauso. Pero pienso que después de la experiencia de la remodelación de Plaza de España (que siguió un proceso algo diferente y, probablemente más completo) y del caso de las “once plazas” todos deberíamos de aprender que no es la dirección adecuada. Por desgracia, un proceso de este tipo es un camino a más largo plazo, que debería de empezar por conseguir una relación distinta entre técnicos y sociedad. Relación que permitiera a la ciudadanía ir comprendiendo poco a poco como funciona su ciudad y las implicaciones de tomar una decisión u otra, y a los técnicos ir conociendo los deseos, necesidades y forma de pensar de aquellos que usan las calles, plazas y parques que ellos diseñan. Necesitamos crear estructuras de comunicación creíbles y estables en el tiempo. Y lugares físicos concretos y cercanos (también lugares digitales, por supuesto) donde se produzca esta relación que debería ser educativa y bidireccional. De lo contrario, las posibilidades de conseguir construir nuestra ciudad entre todos parecen escasas. 


Nota 1.-Hoy me ha salido un artículo larguísimo (casi el doble que uno normal ya suficientemente largo) pero es que no veía la forma de trocearlo sin dejar de decir algunas de las cosas que quería decir, o dejando fuera la evolución de las bases teóricas de la participación necesarias para entender mi postura. Prometo que el próximo será más corto de lo normal.

Nota 2.-La mayor parte de las imágenes que ilustran el artículo están sacadas de la página web Decide Madrid (este es el enlace) donde se pueden encontrar, tanto los proyectos, como los comentarios y, por supuesto, los resultados de las votaciones. Como ya he dicho en el texto no tienen nada que ver con el trabajo de Carmen Moreno Balboa y las he incluido como una tercera lectura del artículo de la que se pueden extraer conclusiones bastante reveladoras que dejo en manos de la curiosidad del lector.

Nota 3.-Algunas referencias interesantes a consultar extraídas de la amplia bibliografía del trabajo de Carmen:
  • Alexander, Ch. [1975]. Urbanismo y participación: el caso de la Universidad de Oregón. (Edición en castellano de 1976). Barcelona: Gustavo Gili (Título original: The Oregon experiment).
  • Alguacil, J. [2000]. “Ciudad, ciudadanía y Democracia urbana”. Documentación Social, Nº119.
  • Bhagat, A. and Mogel, L. [2009]. “An Atlas of radical Cartography”. Los Ángeles: Journal of Aesthetics and Protest Press.
  • Davidoff, P. [1965]. “Advocacy and pluralism in Planning”. En Journal of the American Institute of Planning nº 31, pp. 331-338.
  • Forester, J. [1989]. Planning in the face of power. Los Ángeles: University of California Press.
  • Forester, J. [2000]. The Deliberative Practitioner: Encouraging participatory planning processes. Cambridge (Mass.) y Londres: The MIT Press.
  • Friedmann, J. [2001]. Planificación en el Ámbito público. Madrid: Ministerio de las Administraciones Públicas. (ed. Original, Princeton 1987. Planning in the public Domain: from knowledge to action).
  • Gregorio, S. de [2012]. Políticas Urbanas de la Unión Europea desde la perspectiva de la planificación colaborativa. Las iniciativas Comunitarias URBAN y URBAN II en España. Madrid: Universidad Politécnica de Madrid.
  • Jacobs, J. [1961]. Muerte y Vida de las grandes ciudades. Madrid: Capitán Swing. 3ª edición 2013.
  • OCDE [2006]. Participación Ciudadana. Manual de la OCDE sobre la información, consulta y participación en la elaboración de políticas públicas.
  • ONU-HABITAT III. [2016]. Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Vivienda y el Desarrollo Urbano Sostenible (Habitat III).  Declaración de Quito sobre ciudades sostenibles para todos.  Nueva Agenda urbana.
  • Paisaje Transversal [2014]. “La nueva praxis urbana ante el cambio de época”. En Papers 57 Discursos emergentes para un nuevo urbanismo. Barcelona: Centro de Estudios Regionales y Metropolitanos.
  • Sassen, S. [1991]. The Global City: New York, London, Tokyo.  Princeton University Press. Segunda edición revisada [2001]
  • Verdaguer, C. [2003]. Por un urbanismo de los ciudadanos en Ecología y Ciudad. Raíces de nuestros males y modos de tratarlos. Madrid: Fundación de Investigaciones Marxistas. Ediciones de Intervención Cultural. El Viejo Topo.

17 comentarios:

Eduardo dijo...

Ya iba siendo hora que alguien se atreviera a decir lo que muchos pensamos. Que los niveles de manipulación social en el momento actual, tanto por los medios como por las redes sociales, no tienen parangón en la historia. Y que en estas condiciones pensar en la posibilidad de que un proceso de participación pueda sustraerse a ello es una quimera. La única posibildad pasa por volcar todas las acciones en relaciones directas entre técnicos y ciudadanía. Corren malos tiempos para la racionalidad. Por cierto, cada vez que vuelvo a leer este blog que casi conozco desde sus comienzos, es como si una corriente de aire fresco sacudiera algunos lugares comunes. Felicidades por el artículo que, efectivamente, es muy largo. Pero eso también rompe con otro de los lugares comunes de internet: que sólo se admiten titulares. Afortunadamente para leer una entrada como la de hoy hay que dedicarle tiempo y esfuerzo. Pero sin tiempo y esfuerzo estamos en un tuit o en un comentario de facebook. Es decir, en la superficialidad y la posibilidad de manipulación más burda que es, precisamente, lo que se denuncia en este artículo.

José Fariña dijo...

Eduardo: Gracias por tu apoyo a lo largo de estos años. Tienes razón, la situación es complicada y "corren malos tiempos" no sólo para la racionalidad sino también para el progreso social. En el tema de la participación hay algunos grupos jóvenes que lo están intentando pero, efectivamente, es complicado. Aunque ya sabes que soy optimista. A pesar de todo, tengo que reconocer que en este mismo blog no publico ni la mitad de los comentarios que me llegan porque algunos son pura escoria acusando a otros sin pruebas, otros publicidad y algunos no tienen nada que ver con el tema del artículo. Tenemos que aprender a reaccionar contra un sistema que está consiguiendo anular una de los inventos más importantes de denuncia de injusticias y desigualdades como es la revolución digital.

Luis Alberto Atienza dijo...

Profesor,
Comprendo su razonamiento pero no veo las alternativas. En un mundo de mentiras globales en el cual los trolls rusos influyen en las elecciones de nuestros "amigos" del norte ¿cómo conseguir contruir nuestras ciudades entre todos? Casi veo más razonable el sistema de tomas y las mafias que permiten urbanizar ilegítimamente. Y si ven un problema en Europa ¿qué pensar de lo que pasa en América Latina donde todo es más crudo? Eso sí, todos encandilados con twitter y whatsapp. Lo único que veo con claridad es crear centros donde acudir, dinamizar y explicar. Y eso sería bueno tanto en Europa como en América. El twitter y el whatsapp no creo que tengan arreglo.

Alicia dijo...

Hoy si que me ha costado terminar de leerlo. Pero ha merecido la pena. Estoy de acuerdo con Eduardo que hay que empezar a desacostumbrarse de la cultura del titular. Forma parte de la forma actual de enfocar la información mucho más fácil de manipular. También estoy de acuerdo con Fariña en que el camino va por estructuras de participación permanentes en el tiempo a través de sucesivas legislaturas y bidireccionales -encargadas de recibir información y de "educar"- ¿Por qué los ayuntamientos no lo hacen? Pienso si no será por miedo a perder su capacidad de manipulación. Es que soy una malpensada.

Alberto Sánchez dijo...

Yo, como siempre, con mis preguntas ¿Es que no se puede hacer nada respecto a la manipulación en las redes sociales "digitales"? Es una auténtica lacra que está corroyendo la sociedad. Por lo menos, los medios de comunicación se sabe "de que pie cojean", pero la modificación de voluntades que, de forma sibilina, se está produciendo es una demencia. Y no sólo en participación en urbanismo. Por ejemplo, en las elecciones o en determinados procesos como el independentista catalán es una vergüenza.

Fernando Garrido dijo...

A mí no me parece que la cosa sea tan grave ni la manipulación tan sencilla. Me he leído el artículo hasta el final y junto casi al acabar me he encontrado con las referencias a Fletcher -por cierto, siguiendo el enlace que vien en las imágenes se puede leer, está en inglés pero tiene un gran interes-. Pues bien, ahí se ve claramente que el internauta busca, lee y "se deleita" con aquella información que está de acuerdo con sus expectativas y desprecia el resto. De forma se que puede entender como una autoafirmación de lo que pensaba. Y eso creo que se puede extender a las llamadas redes sociales 2.0. Luego no veo la manipulación que siempre implica un cambio.

Carmen Moreno Balboa dijo...

Desde luego los ayuntamientos tienen mucho que hacer en cuanto a participación, información y transparencia. La Ley de Bases de régimen local, art. 1 define a los municipios como cauces inmediatos de participación ciudadana en asuntos püblicos, no puede estar más claro. Lo malo es que esto no ha tenido ningún desarrollo reglamentario ni legal, por tanto ni la participación ni su implantación están determinadas, por eso no se ha formalizado y avanzado en la cultura de la participación.
Supongo que también tendrá que ver la madurez democrática de las instituciones y de que la cultura participativa/colaborativa entre en los centros de enseñanza. Se trata de un cambio cultural y llevará su tiempo. El peligro está en que si no se afianza dependerá únicamente del interés político y por tanto de la calidad de la clase política en su conjunto...
Por otro lado no deja de ser un esfuerzo extra el hecho de estar informado y al tanto de los asuntos püblicos, mucho maás accesible con las redes sociales, pero que aún no se maneja sufiencemtente bien desde los ayuntamientos. Lo importante es perseverar en el asunto.

Eduardo dijo...

Fernando: ese precisamente es el problema. La excesiva polarización social que impide ver todo lo que no sea tu punto de vista, y para construir ciudad tenemos que ser capaces de ponernos en la piel del otro. A mí sí me parece una situación complicada porque sí existe manipulación justamente porque se impide el cambio. Estoy con Fariña en que es un proceso de intercambio de "saberes" entre técnicos y ciudadanos. No veo otra salida.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con Alberto Sánchez sobre la necesidad de controlar de alguna manera las redes sociales de forma que no se produzca la manipulación tan espectacular que se está produciendo no sólo en España sino en todo el planeta. En realidad los medios de comunicación tradicionales ya se habían inventado un código ético y además existen normas. Pero en el caso de Internet y de los móviles es la selva. Y además estoy de acuerdo en que la participación es una cosa diferente a un sondeo a través de una página web y MUY DIFERENTE a una decisión sobre un tema urbano.

Salgado dijo...

He leído con gran atención la entrada y los comentarios. Como Eduardo felicito al autor por decir lo que muchos pensamos. La llamada "participación" en una gran parte de los casos se está planteando como una coartada. Una coartada indigna porque lleva a pensar que la verdadera participación es imposible. Y no es así. Lo que sucede es que la verdadera participación es incomoda. Incomoda para los técnicos y para los políticos. Incomoda para los propios participantes que terminan por pensar que lo mejor es dejar todo en manos de unos y otros. Pero así nos va.

José Fariña dijo...

Acabo de dar paso al último comentario de Salgado y, en general, percibo un cierto pesimismo en todos. Lo cierto es que las cosas no son perfectas, pero desde que empecé a trabajar en estas cuestiones del planeamiento hasta hoy se ha avanzado bastante. Sobre todo en que ya vamos sabiendo (y no sólo los técnicos sino la gente en general) algunas direcciones que parecen llevar a caminos sin salida y otras que empiezan a funcionar. Efectivamente, como se dice más arriba, es un tema complicado. No sólo complejo por la cantidad de elementos distintos que intervienen sino complicado porque muchas de las relaciones que se establecen entre estos elementos son subterráneas y no se sabe muy bien cómo funcionan. Pero mi percepción es que mejoramos. No quisiera que entre mis alumnos cundiera el pesimismo y la tentación de no hacer nada ya que "total para qué".

Anónimo dijo...

El análisis y las bases teóricas me parecen de lo más certero. Deberíamos de aprender de lo que se dice y no cometer los mismos errores. Construir la ciudad entre todos es otra cosa.

Fernando Recarte dijo...

Pues a mi me parece que este tipo de consultas está bien hacerlas porque se conoce la opinión de la gente que nunca se toma en cuenta. Y la opinión de la gente es bueno conocerla. Por lo menos no se queda todo entre los técnicos y los políticos que, muchas veces, se ponen de acuerdo entre ellos sin pensar ni en sus votantes ni en las personas a las que tienen que servir.

Alicia dijo...

Contestación a Fernando Recarte. Yo no lo creo. Y no lo creo por varias razones pero voy a centrarme en dos para no ser demasiado prolija como Fariña dice que es con sus artículos. La primera es que me parece una estafa a la sociedad decirle que está en condiciones de decidir cuando no lo está. A ningún médico se le ocurriría preguntarle al paciente sobre el tratamiento a seguir a menos que fuera otro médico de la misma especialidad y mejor que él. Eso sí, si existieran varias posibilidades con sus pros y sus contras le explicaría los pros y los contras de cada posibilidad hasta que lo tuviera suficientemente claro y, entonces, es posible que le pidiera su opinión. El descargar responsabilidades sobre "la gente" cuando "la gente" no está en condiciones de asumirlas me parece falta de ética. La segunda que se me ocurre es que la participación significa implicación. Y cuando uno se implica, pone todo lo que puede aunque sea poco, y al final ve que aquello es un teatrillo y no vuelve a intentarlo más. Se quema en el intento.

Marina Alonso dijo...

Yo también estoy de acuerdo con Alicia. No es bueno jugar con fuego. Pero lo que no me parece moral es descargar responsabilidades en quien no está en condiciones de asumirlas. Pero esta es una discusión de largo recorrido que no creo que se pueda hacer tampoco a través de comentarios como los que estamos haciendo. Poco a poco "la gente" de la que habla Alicia aprenderá a utilizar los nuevos instrumentos digitales y todo se asentará. Pero se necesita tiempo.

Antonio Folgado dijo...

Pepe: Case non chego este mes a comentar. Só querería dicir que a epidemia das redes sociais pasará como pasaron tantas outras e que, como sempre, asómbrame as cousas que fan os teus alumnos. Parecen doutra galaxia. Perdón por escribir en galego pero penso que se entende ben. Unha aperta.

José Fariña dijo...

Antonio: no te preocupes, pienso que se entiende perfectamente. Además, esta discusión ya la tuvimos en otro artículo y llegamos a la conclusión de que no pasaba nada si se escribía en gallego o en catalán. Otra cosa sería hacerlo en euskera que, para entenderlo, hay que recurrir a un traductor on line. Y, además, eso siempre podemos hacerlo. Gracias sobre tu opinión sobre mis alumnos. La verdad es que se merecen todas las alabanzas.