miércoles, 1 de octubre de 2008

Roger Heim, un precursor olvidado

Hace unos años, cuando nos pasábamos muchas horas juntos dedicados al Departamento de Urbanismo en la ETSA de Madrid, Fernando de Terán me regaló un librito titulado “Destruction et Protection de la Nature” del que era autor Roger Heim (creo, pero no estoy seguro, que procedía de la biblioteca de su padre, Manuel de Terán). Se lo agradecí, asegurándole que lo leería cuando tuviera la mínima posibilidad de hacerlo. La verdad que no tuve tiempo hasta bastante después, pero un mes de agosto decidí leerlo. Cuando revisé aquellas páginas amarillentas sin guillotinar y cosidas con hilo blanco comprendí que me iba a gustar. El libro, en buen estado, estaba incluido en la sección de biología de la Colección Armand Colin (que en aquellos años estaba en el 103 del Boulevard Saint-Michel de París) y aparecía fechado en 1952.


Menos mal que en la primera página aparecían algunos datos del autor: de la Academia de Ciencias, Director del Museo Nacional de Historia Natural y Vicepresidente de la Unión Internacional para la Protección de la Naturaleza. Lo digo porque no tenía ni la más remota idea de quien pudiera ser. Me llamó la atención que entre sus principales obras aparecieran 12 dedicadas a la micología, tan sólo una de Botánica General, una de ensayos y dos de viajes. Era evidente que los hongos debían ser su especialidad. Pero, en aquellos momentos, apenas me fijé. Me interesaba mucho más el índice que reproduzco íntegro a continuación:

Roger Heim, de Station Alpine

El Hombre contra la Naturaleza: primeros combates, primeras victorias; A hierro y fuego; Reliquias todavía vivas; Esplendor y desaparición de la grulla chillona; Reducción de la flora; Balance de las destrucciones terrestres; Agrupaciones y equilibrios naturales; Ruptura de los equilibrios naturales; Parásitos y antiparásitos; El bosque; Erosión y superpoblación; El desierto; Primeros remedios: los santuarios; Ciencia y turismo; La economía, la ciencia y el arte son compatibles; Impotencia de la Ley; Razones de inquietud: el ejemplo de la Camargue; Necesidad de la educación; Perspectivas y esperanzas”. Como puede comprenderse, el listado de temas despertó, de inmediato, mi curiosidad.


Su lectura me reservaba otra sorpresa: estaba magníficamente escrito. Al principio pensé que sería un libro plagado de tecnicismos botánicos pero, en realidad, iba destinado al público en general y los términos y expresiones más especializadas (que estaban) se entendían perfectamente. El texto se acompañaba de 23 figuras, casi todas suyas, que hacían todavía más agradable su lectura y algunas de cuyas reproducciones, escaneadas directamente de las páginas del libro, ilustran este articulo. Aquel mes de agosto (es el mes que suelo aprovechar para dedicarlo íntegramente a la lectura) leí muchas otras cosas también interesantes y, la verdad, es que se quedó un poco relegado frente a las urgencias y, poco a poco, lo fui olvidando. Pero la semana pasada me internaron en un hospital para operarme (complicado, pero nada de vida o muerte) y buscando que llevar para leer volvió a mi memoria. Decidí llevarlo. Al final, la operación todavía no me la han hecho (me la han aplazado mientras hago un tratamiento complementario) pero en el tiempo que estuve internado lo volví a leer y decidí escribir este artículo.


Todavía no comprendo como este libro no ha alcanzado el estatus de “best seller” o no ha sido considerado por algunas organizaciones ecologistas como imprescindible. Lo que decía el autor en el año 1952 está tan vigente, es tan obvio, lo plantea con tal pasión, que no se entiende no haya sido reeditado, ni traducido del francés a otros idiomas ahora “más universales” como el inglés o el castellano. Después de haberme reencontrado por tercera vez con el libro me ha empezado a interesar la figura de su autor. He intentado conocer un poco más de su biografía y de su pensamiento pero no me ha sido sencillo. En Internet hay poca cosa. Por ejemplo, la biografía que aparece en la Wikipedia apenas tiene unas líneas pero, al menos, sirve para saber que fue también miembro de las Academias francesas de Agricultura y ¡de Arquitectura! Para intentar sacar su figura un poco del olvido voy a dar algunos datos contrastados que he podido obtener.


Nace el 12-2-1900 en París y muere el 17-9-1979. Estudia en l'École Centrale (su padre quería que fuera ingeniero) donde se diploma en 1923. Pero pronto se dedica, aplicando los métodos aprendidos, a lo que más le gusta: la botánica. Consigue un puesto de Conservador en el Jardín Alpino de Lautaret. De vuelta a París en 1927 entra en el Museo de Historia Natural donde se especializa en micología. Su tesis doctoral sobre este tema, leída en 1931, tuvo una gran repercusión en su momento. La tesis está ilustrada con magníficas acuarelas que le consagran como un artista de talento. Durante la guerra forma parte de la Resistencia. La Gestapo lo detiene en 1943 y lo deporta a Buchenwald y luego a Mauthausen. Sufre meses de torturas y, por fin es liberado en el último momento por las tropas norteamericanas en mayo de 1945.

Imagen de RCNnet Library

Una vez terminada la guerra continua en el Museo trabajando en el Laboratorio de Micología pero muy pronto, en el mismo año 1945, es nombrado su Director. En 1954 pone en marcha el laboratorio marino de Dinart y en 1962 en el Congo la estación experimental de Maboké para estudiar la vida de la sabana y el bosque. Recorre muchos países realizando investigación sobre el terreno y publica varios trabajos sobre todo relativos a las relaciones entre los hongos y las termitas. Pero su fama proviene de sus estudios sobre los hongos alucinógenos (la mayor parte de las referencias que se pueden encontrar en Internet sobre su persona se refieren a este tema). Después de sus investigaciones en México con Robert Gordon Wasson y su esposa Valentina Pavlovna publica en 1958 una de sus obras más célebres "Les champignons toxiques et hallucinogènes du Mexique".

A la izquierda Heim a la derecha Wasson, de RCNnet

Por supuesto que lo he traído a este blog no por estos trabajos sino por su lucha perseverante por la protección de la naturaleza. Sus acciones en este campo han sido muy importantes en su momento. Así, su defensa de la Forêt de Fontainebleau, lugar famoso en todo el mundo por haber sido reproducido en las pinturas de Corot, de los integrantes de la escuela de Barbizon o las de muchos impresionistas famosos como Monet, Renoir, Cézanne, Seurat o Sisley.

Monet, La Forêt de Fontainebleau, 1865, del Museum of Art

Luchó también por el Orix de Arabia, bóvido que actualmente sólo se puede encontrar en los zoológicos ya que los intentos de reintroducción en su hábitat natural no han tenido demasiado éxito. También por la preservación de los últimos Varanos de Komodo todavía en peligro de extinción (también conocidos como dragones de Komodo son los reptiles más grandes del mundo). Estas campañas hicieron que fuera nombrado Presidente de la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza (UICN) entre 1954 y 1958.

Dragon de Komodo, de Nicholas Hinks

Sus publicaciones intentando que al amor a la naturaleza llegara al gran público también son importantes. Aparte del libro que estamos comentando “Destruction et protection de la nature” (Destrucción y protección de la naturaleza) habría que destacar un recopilatorio de textos de conferencias publicado en el año 1973 con el título de “L'Angoisse de l'an 2000” (La agonía del año 2000) obra verdaderamente premonitoria y visionaria de la que he podido leer algunos capítulos. También los prólogos de algunos libros como “Printemps silencieux” (La Primavera silenciosa) de Rachel Carson publicado en 1963 y del que luego, al final del artículo haré una referencia. O “Avant que Nature meure” (Antes de que la naturaleza muera) de Jean Dorst publicado en 1965. A todo esto habría que añadirle numerosos artículos en periódicos y revistas así como programas de radio, siempre trabajando a favor de la conservación de la naturaleza.


Lo mejor será, como he hecho en otras ocasiones, que transcriba una serie de párrafos del libro que pienso pueden ser de interés por su capacidad de sugestión. El comienzo es ya bastante duro: “Pero el Hombre ha adquirido también el hábito de destruir a los demás. Si mata frecuentemente a sus semejantes por rapiña, robo, crimen o guerra, caza también sin necesidad; ha masacrado una gran parte de la fauna terrestre y acuática, talado los bosques, primero por necesidad, luego para enriquecerse, quemado la vegetación por pereza o por sadismo”. Luego, más adelante, en el capitulo llamado “A hierro y fuego” cuando habla del cazador moderno que caza por un reflejo de vanidad, por la satisfacción de probar su destreza, y por un sordo deseo de triunfo:


Muchas veces se compara la responsabilidad del cazador, egoísta o ignorante, que no duda en tirar sobre un Okapi o un Rinoceronte blanco, que se han convertido en animales casi únicos, a la de un hombre que destruye en un museo un cuadro célebre. De hecho, la comparación, por simple que parezca, pone de relieve tanto en uno como en otro caso, el carácter catastrófico de la destrucción debido al valor irremplazable del objeto”… “La destrucción voluntaria de una reliquia viviente, la eliminación de una Jirafa africana o de un Kagou de Nueva Caledonia en la medida en que compromete la supervivencia misma de esas especies es, tanto en el plano filosófico como científico, incluso tan grave como la muerte de un hombre y tan irreparable como la rotura de un cuadro de Rafael”.


Luego, refiriéndose a las agrupaciones y equilibrios de la naturaleza: “¡Protección de la naturaleza! ¿Cómo conseguirla en medio de equilibrios azarosos? Proteger la vida salvaje es proteger las condiciones esenciales que mantienen las especies. Es decir, los hábitats, o si se prefiere, las formaciones naturales relativamente estables en las que viven animales y plantas. La protección de los hábitats conduce a precisar sus razones y límites obligatorios. La Protección de la Naturaleza conduce así a la ecología. No habrá Protección de la Naturaleza sin experiencias y no habrá experiencias sin método y sin ciencia”. Esta fe en la razón humana la reafirma en el final del capitulo siguiente (llamado “Ruptura de los equilibrios naturales”) cuando dice: “De forma que se ha exagerado el conflicto que opone el nuevo orden humano, creado por la civilización, al orden de la Naturaleza. El Hombre sería perfectamente capaz de conciliar este antagonismo mediante decisiones extraídas de la razón y basadas en la experiencia. Es posible que estemos todavía a tiempo. Pero el tiempo se acaba. Debería ser suficiente saberlo y quererlo”.


La verdad es que no hay ni una sola página sin algo aprovechable, sin una idea para pensar, sin una intuición para desarrollar. Ya pasada más de la mitad del libro empieza a hablar de los Parques Nacionales y de las Reservas. Y en un capítulo que he leído varias veces porque, para mí, tiene un interés particular (“Ciencia y Turismo”) escribe: “Como hemos dicho, el planteamiento turístico de parque nacional es de origen americano. Se inspira a la vez en una perspectiva espectacular y artística, en un papel educativo y en una necesidad propagandística claramente demostrable. Su objetivo práctico es la recreación sana y pública, su método educativo el ejemplo, su motivo implícito la mejora espiritual del individuo, y la consecuencia feliz es la salvaguardia de monumentos naturales que constituyen un capital precioso para la humanidad. El peligro de la fórmula reside en los excesos que este planteamiento recreativo puede originar; de forma que los individuos, sin comprender el valor excepcional de los espectáculos que encontrarán en el parque, pueden no descubrir ningún motivo de interés en su incorregible indiferencia y, en consecuencia, o bien exigir, como compensación, comodidades o distracciones ajenas a la Naturaleza, o bien su satisfacción estridente mediante un turismo industrializado y agresivo”.


Ante este problema propone otro planteamiento, de origen europeo, el de Reserva Natural. Territorios en los que “razones de orden científico, económico o estético, recomiendan sustraer a la libre acción de hombre y someter al control de un poder jurídicamente responsable para conseguir una conservación o una protección eficaz”. Así distingue entre Reservas Naturales Integrales, Botánicas, Zoológicas, Geológicas, Paleontológicas, Prehistóricas, Antropológicas… Termina el capítulo con unas palabras totalmente actuales: “Después de medio siglo estos territorios reservados han sido objeto de numerosas preocupaciones y de una legislación abundante. Las personas inteligentes pueden encontrar motivos momentáneos de satisfacción. Pero este paliativo deja intacta la gravedad del problema económico. Las Reservas no son oasis o islotes que la desertificación o la erosión rodean peligrosamente y que se reducen poco a poco. Las prácticas destructivas continúan distanciando aprovechamiento y protección. Se trata de abordar el verdadero problema: ¿el Hombre será capaz de aprovechar sin destruir?”.


El capitulo siguiente parece dar la respuesta a la pregunta anterior (“La Economía, la Ciencia y el Arte son compatibles”), aunque el que continúa (“La impotencia de la Ley”) parece desmentirlo. El apartado dedicado a la necesidad de la educación tampoco tiene desperdicio. En suma, un libro básico de un auténtico precursor por desgracia demasiado olvidado. Sin embargo son escasas las citas y referencias que se pueden encontrar en Internet. Una de las pocas que hemos encontrado en toda la web ha sido en Rebelion recogiendo un articulo de Dominique Guillet en Ecoportal y en Eco-nature (en los tres casos se reproduce el mismo párrafo): “Si la FAO tiene razón, entendemos entonces porque el presidente de la Academia Nacional de Ciencias, Roger Heim, declaró en 1963 en su prefacio a la traducción francesa de la obra de Rachel Carson “La Primavera Silenciosa”: “Se arresta a los ‘gángsteres’, se dispara contra los autores de ‘hold-up’, se guillotina a los asesinos, se fusila a los déspotas –o supuesto tales- pero ¿quién pondrá en la cárcel a los envenenadores públicos que instalan cada día los productos que la química de síntesis entrega a sus provechos y sus imprudencias?


Aunque no lo he hecho hasta el momento en ninguno de los artículos del blog, dada la dificultad de conseguir datos de este auténtico precursor olvidado, en este enlace de la La bibliothèque de l' écologie se puede encontrar una biografía algo más extensa que la reseñada (en francés, lo siento) y una bibliografía seleccionada de bastante interés.

Me gustaría hacer mías las palabras que utilizó Roger Heim para acabar este libro y que se corresponden a una tríada de los Bardos: “Deben reunirse tres condiciones, nos dice la profética sentencia, para realizar la “awen”, es decir la inspiración creadora de las grandes cosas: Un ojo que sepa ver la Naturaleza, un corazón que sepa sentir la Naturaleza, una voluntad que se atreva a seguir la Naturaleza”.

Los cuatro libros antiguos del País de Gales (El Libro Blanco de Rhydderch, El Libro Rojo de Hergest, El Libro Negro de Carmarthen, y El Libro de Taliesín) contienen un número de poemas que se refieren a la Awen. Estos libros constituyen el legado que sobrevive de la obra de los Bardos de la Gran Bretaña medieval herederos de la tradición druídica. En realidad, la Awen no parece ser más que la inspiración, el genio poético. Según algunos autores, su significado puede provenir de “aw” (fluido, flujo) y “en” (ser, espíritu primario) lo que relacionaría la inspiración con el flujo de la vida o del espíritu y, por tanto, la Naturaleza se constituiría en su referente esencial. Todavía hoy debería de ser ese referente esencial. Si lo perdemos, parece bastante probable que nuestros problemas se conviertan en irresolubles por falta de esa inspiración creadora que reclamaba Roger Heim para poder conciliar Naturaleza y Progreso.


7 comentarios:

Antonio Folgado dijo...

Pepe: me has puesto los dientes largos con el libro. He encontrado en ebay un ejemplar bastante barato y lo voy a comprar. Además no está en la lengua de yankilandia lo que es un aliciente más ¡cómo añoro leer libros en francés! Un abrazo y ánimo.

Anónimo dijo...

Gracias por compartir estas experiencias, y espero que pronto te libres de médicos...

Le he dado vueltas al "turismo de ricos" en pos de la conservación, y soy incapaz de digerirlo. Lo entiendo; sólo hay que ver las casas de veraneo que se hacían antes y las de ahora, en masa, pero no confío en que sea la solución. Un parche quizás, aunque tampoco estoy segura. Decías (en la entrada acerca del salar de Uyuni) que a muchos les pude resultar aburrido, y en ese caso que mejor no vayan (el turismo "no hacer nada-vivir la vida" playa-chiringuito, bien lo pueden llevar a cabo en otros lugares habilitados (y destrozados) para ello). Totalmente de acuerdo. Pero ser rico no significa que lo vayas a apreciar. Y si no lo vas a apreciar, que los ricos tampoco vayan...

Somos casi vegetarianos, compro en el mercado local y local, a granel, leche ecológica de Lugo en botella de vidrio retornable (hay dos pequeñas empresas), hago o kéfir o yogures de yogurtera...en fin, un millón de cosas que he ido cambiando en estos dos últimos años, poco a poco. No he entrado nunca en el Ikea y no pienso hacerlo; me fijo en lo qué compro, de dónde viene...compro poco. No tengo televisión, y cada vez que veo una alucino con los "informativos" y la propaganda... Es como Matrix. Igual.
Quizás parecen demasiados cambios, demasiado trabajo y demasiado gasto...al principio cuesta un poco, pero luego todo va solo, poco a poco. No lleva más tiempo que ir al carrefour el sábado y no es más gasto...

No se, no puedo aceptar que se le entregue "a los ricos" los mejores lugares. Lucho "contra ellos", contra este sistema que asesina y que es el culpable de que se destruyan esos lugares que se quieren proteger. Y si aquello es susceptible de venderse es porque hay gente pasando hambre injustamente allí...Se que no estoy diciendo nada que no sepáis, y supongo que lo tendrás más que analizado, y no veo trazas de que aquí vaya a cambiar nada, apariencia y más apariencia, palabras vacías...pero se que lo que esaría bien es que lugares como Uyuni siguiesen así, con dificultades, y que este sistema cambie de una maldita vez. No se

Olivia

Anónimo dijo...

Realmente es alucinante cómo se trasladan los enunciados expuestos por Roger Heim a la actualidad sin necesidad alguna de adaptación contextual...Los problemas o las preocupaciones son exactamente las mismas, la única diferencia es la magnitud.

La verdad es que imagino lo difícil que tuvo que ser la vida para este individuo, viendo como la realidad, de su presente, no contemplaba la lógica y racionalidad de sus pensamientos, y cómo sólo era comprendido por unos pocos. Y eso que, desde su fallecimiento en 1979, la cosa aquí en el planeta Tierra no ha ido a mejor precisamente...

Efectivamente en toda esta cuestión de la preservación de la Naturaleza hay una componente Legislativa brutal, y un debate sobre recursos naturales y explotación, donde entran todas las actividades realizadas por el ser humano, desde las más ociosas, como pueda ser el turismo; hasta las más inevitables dadas las circunstancias sociales, políticas y económicas, como la actividad industrial.

Los Parques Naturales, las Reservas y demás modelos de control del medio ambiente singular, son las herramientas de las que se ha dispuesto para regularizar estos espacios, pero de la experiencia de los mismos, se derivan sus carencias manifiestas, muchas veces con consecuencias inesperadas y no fácilmente controlables.Mi opinión es que hay que seguir luchando por encontrar modelos que integren entre sus objetivos un control más exhaustivo y eficaz del efecto de las masas humanas sobre el territorio. El problema viene cuando los ideales conceptuales primitivos de control de acceso, de afluencia de visitantes, se mezcla con los parámetros económicos más puramente observados desde el prisma de la industria económica como máquina generadora de beneficios.

También en esta cuestión de la Preservación de la Naturaleza en cuanto a fauna y flora se refiere, cabe destacar el estado en el que se nos ha legado. Hace no tanto tiempo observé un documental de Historia de la Naturaleza en la televisión, por cierto, emitido de nuevo este verano, en el que se contaba como el Búfalo americano se había llevado casi a la práctica extinción, en la conquista de Norteamérica por ciertos individuos europeos. El núcleo de la cuestión es que la forma de acabar con los indígenas indios norteamericanos pasaba por eliminar su medio de vida, el búfalo; base fundamental de la economía natural de estas tribus. Y lo alarmante del asunto es que casi lo consiguen, de la masa de Búfalos que se suponía, había en los extensos prados norteamericanos, (siento no recordar las cifras con exactitud, pero se hablaba de millones), quedaron tras la masacre, apenas un centenar, resguardados en la creación de la reserva de Yellowston.

Con la cautela que hay que analizar toda la información atendiendo a las fuentes de donde provienen, y pese a todo; esto es un caso real, entre tantos...Y considero que incita a la reflexión. Como conmueven miles de noticias diarias, atentados expresos y directos contra la Naturaleza, cometidos por personas que reniegan de la racionalidad, que reniegan de la vida; con el móvil que sea, unas veces el enriquecimiento exclusivamente monetario(construcciones ilegales en parajes naturales patrimonio de todos), otras el pensamiento individual y no como colectivo humano ("en mi terreno hago lo que me apetece, que para eso es mío" y que se traduce en:pozos, escombreras, vertederos ilegales, casas de fin de semana sin vertido público ni privado, negocios oscuros...) o la simple ignorancia mezclada con un poco de dejadez, y un mucho de pobreza interior.Y todo esto se educa.

Mi pregunta es, señores: ¿quién le pone el cascabel al gato?,¿cuál es el colectivo humano, intelectual o no,que está preparado y capacitado para hacer prevalecer la preservación de la Naturaleza, en todos los ámbitos de la vida, no por encima de las demás cuestiones, sino simplemente considerándolo en cada una de ellas; y acercándolo al mundo económico-político en el que nos movemos?...¿los arquitectos?(pero si no somos capaces ni de cuidar el patio de la escuela,¿os habéis fijado como se queda después de la hora de la comida?,¡eso demuestra cómo se entiende desde nuestra disciplina la preservación del medio!) o ¿quién?...

Por último me gustaría agradecer la última frase del artículo, que si me permmites Fariña, también yo hago mía; porque realmente es brillante, y logra sintetizar en pocas palabras algo que es totalmente cierto:
"...Un ojo que sepa ver la Naturaleza, un corazón que sepa sentir la Naturaleza, una Voluntad que se atreva a seguir la Naturaleza".Efectivamente,¡esa es la cuestión!¡atreverse!, porque vivir de la forma más acorde con la Naturaleza es el GRAN RETO de la Humanidad, requiere individuos con una entereza interna con una capacidad y unos principios, y requiere de unos cambios de percepción de la economía, política y sociedad, A UNOS NIVELES...que efectivamente, la palabra ATREVIMIENTO es la que mejor define la situación.

Yo me atrevo ¿y vosotros?...

Un saludo a todos.

Adri

Andrés dijo...

J., cualquier cosa proveniente de la biblioteca de D. Manuel de Terán ya es interesante sólo por este simple motivo. Un abrazo, Am

Federico García Barba dijo...

Me parece estraordinario que haya gente con clarividencia suficiente.
Pero como dijo alguién: Vislumbramos ya casi en el horizonte la 6ª extinción y esta vez será motivada por los afanes de nuestra especie. Los grabados me recordaron a aquel famoso pajaro Dido, hoy extinguido. Quizás es nuestro porvenir inevitable. Lo siento, Fariña
Es que hoy viernes por la tarde estoy un poco melancolico

José Luis dijo...

En "El País" del martes 7 de noviembre aparece un artículo titulado "La comunidad científica alerta de una extinción masiva de mamíferos, una de cada cuatro especies corre peligro por la desaparición del hábitat y la caza". Trata de la presentación de la lista roja de especies en peligro presentada en Barcelona por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza en el Congreso Mundial de la Naturaleza. De las 5.500 especies de mamíferos existentes 1.141 están amenazadas. Parece que hemos empeorado todavía más desde que Roger Heim fue nombrado presidente (1954) de una UICN que presenta este informe más de cincuenta años después. El rescate de este personaje me ha parecido muy oportuno. Seguimos estando necesitados de crear opinión sobre la Conservación de la Naturaleza, porque parece se tenía algo olvidada con la aparición de los nuevos paradigmas ambientales y de la sostenibilidad. Lo primero es lo primero sino hay naturaleza sino hay biodiversidad lo demás caerá como un castillo de naipes. No se trata de ecología ni nada. Es pura defensa de la vida. El blog me ha parecido muy bien aunque necesitaré algunas horas para leelo entero. José Luis.

José Fariña dijo...

Gracias a todos por vuestros ánimos manifestados en los comentarios o en los correos que he recibido estos días. Pero no os preocupéis está todo controlado (todo lo que pueden estar controladas estas cosas). Este necesario parón en mi actividad profesional (aunque probablemente no va a llegar ni a medio semestre sabático) me va a permitir hacer lo que llevo mucho tiempo pensando pero que nunca encuentro el momento: tratar de encontrar los puntos de acuerdo entre paisaje, sostenibilidad y ciudad. Porque los desacuerdos son tan evidentes que no merecen más comentario.

El hecho de que existan personas como Olivia o Adri o Federico a las que les preocupa que la Naturaleza quede cada vez más en un segundo plano frente a la antropización (incluso en su forma más dura que es la urbanización), y lo que es más importante, que procuran hacer todo lo posible para que no ocurra es reconfortante. A José Luis le doy la bienvenida al blog. Supongo que leerlo te costará efectivamente unas cuantas horas, pero piensa que a mi me ha costado muchas más escribirlo. Lo mismo que a Federico o a Andrés que también trabajan para todos (te recomiendo también sus blogs, los links los encontrarás en "blogs amigos", lo siento todavía más horas de lectura). Es verdad que la pura defensa de la Naturaleza se ha quedado un poco fuera de foco pero, hasta para Ortega que llegó a decir que "sin la técnica el hombre no habría existido nunca", siempre está ahí sosteniendo todo el andamiaje en el que nos apoyamos. Sin la Pacha Mama no hay posibilidad de verdadero progreso.