jueves, 26 de febrero de 2009

Noticias de Auroville

Hace unos días recibí un correo de uno de mis alumnos de doctorado, Ignacio de Frutos, que actualmente se encuentra realizando un viaje por la India. Ignacio ya ha colaborado en este blog en la entrada titulada “Recuperación de la Vía de la Plata”. Me sorprendió que los azares del destino le hubieran llevado a Auroville, localidad sobre la que hace unos meses pensaba haber realizado un artículo después de haber leído el libro “Ecopolis” de Downton. Aunque en el libro no aparece más que una referencia (al contrario que Halifax, Whyalla o Ithaca), despertó mi curiosidad la existencia una utopía al estilo de Howard auspiciada por la UNESCO. En realidad la ciudad se fundó siguiendo las ideas de Mirra Alfassa (más conocida como La Madre) compañera del místico hindú Sri Aurobindo. Mirra Alfassa decía: “Debe existir sobre la Tierra un lugar inalienable, un lugar que no pertenezca a ninguna nación, un sitio donde todos los seres de buena voluntad, sinceros en sus aspiraciones, puedan vivir libremente como ciudadanos del mundo”.

Auroville, primer plan de Anger (1966), de Wikimedia

Su traza original se debe al arquitecto francés Roger Anger que dijo recoger las enseñanzas de La Madre y diseñó un mandala. Como dice luego Ignacio, la ciudad se inauguró en el año 1968 en presencia del presidente Indio y representantes de 124 países. El que alguien pueda vivir (aunque sólo sea una temporada) en una utopía consagrada por la UNESCO, en el siglo XXI con una crisis mundial de por medio, etc., como está haciendo mi alumno de doctorado, no deja de darme envidia. De forma que lo mejor es que os deje con sus palabras para saber como se ve desde dentro. Todas las imágenes (excepto las referenciadas) son también suyas.

Auroville, plan de Anger aprobado (1968), de Ecocity

"Auroville, Estado de Tamil Nadu, India a 5 de febrero de 2009
Estimado José:

Según ya le comenté en algún correo electrónico, el pasado enero comencé mi segundo viaje de varios meses a la India. Cuando lo único organizado que se tiene en un viaje es un billete de ida y algo parecido a un billete de vuelta entre ambas fechas pueden suceder muchas circunstancias inesperadas. Cualquier intento de planificar algo (y más en un país como éste) se antoja realmente absurdo. Claro uno siempre lleva en mente un proyecto y ya que en mi anterior viaje había visitado el sur de la India quizás ahora sería un buen momento para quedarme por el norte y hacer un largo recorrido por Delhi, Varanasi (antigua Benarés), Agra (Taj Mahal), Daramshala (lugar donde está el Dalai Lama en el exilio), región del Rajastán.....Pero en fin uno al final no es dueño ni siquiera de su viaje y por distintas circunstancias que ahora no vienen al caso en unos pocos días compro un billete de avión desde Delhi (norte) a Bangalore (sur). Dos semanas de aterrizar y de visitar ciudades sagradas del sur (entre ellas Madurai con su increíble templo) recaigo en la ciudad de Pondicherry, sureste, zona del Golfo de Bengala y colonia francesa hasta los años 50 del siglo XX, incluso tiempo después de que los ingleses abandonaran su Joya de la Corona.

Plano de situación, de Auroville International

En Pondicherry aún se conserva la arquitectura francesa de ultramar, al menos en aquellas manzanas más cercanas a ese larguísimo paseo marítimo que llaman La Promenade. Las calles se llaman aún Rue y es fácil encontrar numerosos restaurantes y hoteles de ambiente francés. La época de enero-febrero es de gran asistencia turística debido a lo muy benigno del clima en esta zona tropical. En un par de meses comenzará a hacer acto de presencia un calor terrorífico y luego las temibles lluvias monzónicas (aunque aquí son mas suaves que en el norte). Por ello los lugares de alojamiento de cualquier tipo, precio y categoría están completamente llenos. Entonces se me presentó la oportunidad de acercarme a 7 km a la ciudad de Auroville, desde donde le escribo, a buscar cobijo. Aquí pude encontrar algún sitio donde pasar unos días aunque no sin esfuerzo. Vaya, ya había oído hablar yo de este sitio hacía tiempo, la verdad es que me llamaba la atención y al final resulta que acabo aquí instalado en una de las guest houses de Auroville.

Center Guest House

Actualmente Auroville es una comunidad donde residen unas 2000 personas de las cuales aproximadamente un 40% son pobladores tamiles locales y el resto provienen de unas 40 naciones, aunque dominados claramente por franceses y alemanes que suman entre ambos otro 30%. La ciudad fue inaugurada en el año 68 (Papá cuéntame otra vez ese cuento tan bonito...) bajo el auspicio ideológico de Sri Aurobindo un político-filósofo hindú fallecido en el 50 aunque fue desarrollada intelectual y materialmente por una de sus más directas colaboradoras, una francesa llamada Mira Alfassa fallecida en el año 73 a una edad muy avanzada.

Matriamandir

La implantación del proyecto ha contado desde sus inicios con un apoyo muy importante por parte del Gobierno de la República India y de la UNESCO que ha apoyado la iniciativa en Asamblea General en cuatro ocasiones. De hecho el día de la inauguración oficial asistieron delegaciones de 124 estados y depositaron tierra de cada uno de sus países en una urna de mármol que todavía conservan por aquí. El espíritu de fondo en la Carta Fundacional es algo así como la “unidad humana” (¿Alianza de Civilizaciones?) y en el centro físico y geométrico de la ciudad se erige una gran estructura quasi-esférica de hormigón recubierta de unas escamas metálicas llamada Matriamandir como directo homenaje a ese ideal de unidad (¿la cúpula de Barceló?). Le envío adjuntas algunas fotos de la esfera así como de viviendas, edificios públicos y algunas del paisaje local.

Vivienda de la primera época de Auroville

Si observamos un plano de la ciudad lo primero que percibimos es que es un círculo perfecto, en torno a 2,5 km de radio lo que supone que tenga una superficie de alrededor de 22 km2. En el centro geométrico se encuentra según le he comentado anteriormente el Matriamandir. Luego comprobamos que existe un primer cinturón de 1,5 km de radio que se denomina City Area y posteriormente la segunda zona, concéntrica con la primera, llamada Green Belt (Cinturón Verde) que ocupa el resto de la superficie. La City Area está compuesta de cuatro subzonas a su vez: la zona residencial, zona industrial, zona internacional y zona cultural. En el Green Belt se ubican también varios asentamientos residenciales pero sobre todo zonas de granja, regeneración de bosque, zonas de recreo y otros usos no urbanos. La gran parte de las comunidades residenciales a día de hoy son principalmente viviendas unifamiliares y solo aproximadamente en 10 de las 100 comunidades existentes se dispone de edificios de apartamentos de una mayor densidad.

Viviendas Aithi Griha Community

También en la City Area encontramos todos los edificios públicos además de varios restaurantes, auditorios, centro multimedia, colegios y centros deportivos, salas de exposiciones, algunos pabellones internacionales, centro de salud....Y luego los centros para invitados. Son como pequeños hoteles donde se puede estar el tiempo que se desee por un precio bastante asequible y ofrece de alguna manera la posibilidad de integrarte durante un tiempo en la vida de la ciudad. Aunque realmente la ciudad aún no existe como tal. Incluso cuando llegas parece que “no hay nada”.

Via peatonal

Una serie de caminos y pistas de tierra de un color rojo arcilla bastante imponente rodeados de una exhuberancia de vegetación a base de banyanos, palmeras, bambúes y buganvillas salvajes con flores de todos los colores conectan los diferentes lugares. Únicamente existe una carretera perimetral asfaltada. Pero todavía no hay calles, ni avenidas, ni plazas, ni parques en una sucesión continua... El coche privado apenas existe. Tampoco el transporte público reducido a la mínima expresión. La bicicleta o la moto son los medios de desplazamiento casi únicos. Existe la posibilidad de hacerlo a pie, pero quizás es un poco duro en determinadas épocas del año donde el calor dicen que llega a ser abrumador.

Escuela bilingüe de nueva creación

La oferta cultural y educativa es bastante amplia. Todos los hijos de los aurovilianos tienen garantizada la educación gratuita hasta la edad universitaria. El sistema educativo se basa en corrientes un tanto “alternativas” como las teorías pedagógicas de la italiana María Montessori. La enseñanza de idiomas es importante. Todas las clases son en inglés y francés. Además se enseña el tamil (idioma oficial del estado de Tamil Nadu donde se ubica Auroville) y el sánscrito (el idioma de toda la literatura antigua de la India). Y a todo ello se une por supuesto todas las técnicas orientales que ahora están tan en vanguardia en Europa como el yoga, taichi, artes marciales y demás.

Embalse

Es importante también destacar la relación tan importante que desde el inicio se ha tenido con el medio físico y con el paisaje. Hace 40 años este lugar por lo visto sufría un proceso de desertificación y erosión importante debido entre otras causas a la sequía durante la mayor parte del año y a lluvias torrenciales durante la época de los monzones. Con el fin de tratar de frenar el proceso se implantó un programa de repoblación forestal por el único medio de especies autóctonas (Tropical Dry Evergreen Forest) y que a día de hoy llega a decenas de miles de árboles. Para controlar el tema del agua durante las tormentas monzónicas se crearon unas canalizaciones que llamaron cañones y que ayudan no solo a disminuir su efecto dañino sino a poder aprovecharla también durante el resto del año. Por ello se han creado varios embalses y láminas de agua artificiales. La agricultura ecológica, como verá en alguna de las fotos adjuntas, es también un aspecto importante que se está desarrollando.

Cultivos ecológicos

Existe un sistema de organización social bastante curioso donde los ciudadanos no son propietarios de la tierra que ocupan sus viviendas si no que todo pertenece a la comunidad. No existen partidos políticos ni sindicatos. Diferentes grupos de trabajo y comisiones son los que toman las decisiones a cualquiera de los niveles: Social, educativo, económico, industrial....Es lo que ahora en occidente llamamos participación social. Sin duda fomenta el diálogo y el sentido de pertenencia a un lugar pero parece que a veces las reuniones para llegar a acuerdos son innumerables. Un equipo de expertos ajenos a la ciudad y designados cada cuatro años por el gobierno central indio ejercen de supervisores de todas las decisiones trascendentes que se vayan tomando. Dicho equipo se reúne en Auroville dos veces al año y el secretario del mismo vive y trabaja en la ciudad de manera permanente.

Cultivos ecológicos

Una prioridad especial, como no podía ser de otra manera, es la preocupación medioambiental. Además del tema de la reforestación, la agricultura ecológica, la utilización y recuperación del agua que antes le había comentado existe un equipo de arquitectos e ingenieros dedicados a la implantación de criterios de eficiencia energética en las viviendas y edificios públicos además de la investigación en materiales. Un ejemplo de ello es que se ha desarrollado una pequeña industria dedicada a lo que llaman Compressed Earth Blocks (Bloques de Tierra Comprimida) que es una mezcla de tierra con un 4% de cemento. La ventaja es que se produce en el lugar donde se va a utilizar y que consume entre 3 y 5 veces menos energía durante su fabricación que un ladrillo convencional. Ya se han construido varios de los edificios públicos y numerosas viviendas con este material que además ha pasado las pruebas y los ensayos de resistencia correspondientes.

Centro de visitantes construido con bloques de tierra prensada

Otro dato curioso que le quería comentar respecto al uso de energías alternativas es que existe un edificio llamado la Solar Kitchen (la cocina solar) donde cada día se cocinan más de 1000 comidas para su comedor, los colegios y otro tipo de edificios públicos. La energía se capta a través de un gran concentrador solar (como una gran antena parabólica) de 15 metros de diámetro que existe en la cubierta. Dicen que es el mayor aparato de este tipo que existe en la India.

Inauguración del concentrador solar

Podría seguir contando temas que he ido aprendiendo en este lugar pero tampoco es cuestión de prolongarme demasiado (creo que ya lo he hecho). En realidad es complicado dar un nombre preciso a este tipo de asentamiento. Quizás ciudad se todavía demasiado pretencioso. Si bien es cierto que el Plan Director de urbanismo ha previsto una capacidad de 50.000 habitantes en el futuro, lo cierto es que a día de hoy lo que existen son decenas de comunidades de aurovilianos desperdigadas sin una cohesión urbana. Es decir, no existe sensación de ciudad. A mí todo esto me recuerda mucho a las corrientes utópicas del siglo XIX, sobre todo a la Ciudad Jardín de Ebenezer Howard tanto morfológicamente con esa forma circular y ese anillo verde perimetral, el contacto tan directo con la naturaleza y el medio como los sistemas de organización social tan peculiares proponiendo además un número ideal de habitantes. No sé a usted que le parece. Esperemos que Auroville no sea un fracaso como las materializaciones de las ideas de Howard.

Centro de investigación urbana

Existe aquí un edificio llamado Center for Urban Research (Centro de Investigación Urbana) donde trabaja un equipo de más de 20 profesionales entre arquitectos, urbanistas e ingenieros. He tenido la oportunidad de ver en planos y maquetas la idea que tienen los aurovilianos de su ciudad en el futuro. La línea se decanta el tema por un sistema urbano no tan disperso como el actual. La morfología urbana de los años venideros pasa por avenidas ajardinadas dispuestas en el conjunto de forma radial que llaman Líneas de Fuerza donde la calle ya sí que empieza a tomar forma y donde las viviendas se agrupan en edificios de apartamentos de 3-4 alturas.

Edificio de apartamentos

El transporte público empezaría a ser una realidad. En mi modesta opinión aún queda mucho camino por recorrer. Sobre todo porque la financiación de todo esto es muy complicada. Aunque se obtienen recursos del Gobierno central de la nación y de organismos internacionales como la UNESCO además de los impuestos que pagan los habitantes no es ni mucho menos lo suficiente. Y principalmente el muy lento, lentísimo crecimiento de la ciudad a nivel de población. El Plan Director aprobado en los 90 preveía una población para el año 2010 de unos 15.000 habitantes y apenas hay 2.000 ya casi llegados a la fecha.

Asentamiento de la comunidad Tamil local

Asentamientos de este tipo no son ni mucho menos las soluciones únicas y definitivas a los desafíos medioambientales que se presentan en el planeta a comienzos de siglo XXI, unidos a una gravísima crisis económica de consecuencias aún imprevisibles. Ante este panorama arquitectos y urbanistas tenemos mucho que decir sobre todo cuando hemos sido como colectivo colaboradores directos del daño a veces irreversible que se ha ejercido hasta ahora al medio físico y al paisaje. Cualquier solución llevada a cabo, como esta de Auroville, de la que podamos sacar conclusiones será y es por supuesto bienvenida. Pero solo un proceso que frene una construcción galopante de edificaciones e infraestructuras que cicatrizan el territorio de manera definitiva y donde se comience a recuperar de una manera eficaz y sostenible los centros urbanos y las periferias de viviendas obreras, donde el mundo rural sea de nuevo lo suficientemente atractivo para que el urbanita moderno empiece a plantearse sistemas de vida alternativos, comenzaremos a ver aunque sea un pequeño atisbo de futuro.

En unas cuantas semanas nos volveremos a ver. Un abrazo y hasta pronto,
Ignacio."


14 comentarios:

Federico García Barba dijo...

¡Fantástico! ¡Que cosas tan sorprendentes sigue teniendo este mundo nuestro! ¡Y que envidia!
Lástima no ser ya tan joven y sin compromisos.

Antonio Folgado dijo...

Pepe: ganas me dan lo mismo que a Federico de hacer un viaje como el de tu alumno. Cómo ha cambiado el mundo, en nuestros tiempos de juventud ir a París o Londres era toda una aventura al alcance de muy pocos. Estoy de acuerdo también con que Auroville no es la solución. Pero gustaría pasar allí una temporada sin agobios ni tensiones porque aquí, me refiero a Galicia, nos van a esperar "outros catro anos" de gobierno del PP ¡quiero irme!¡Auroville, te necesito! A propósito, entre las cuarenta nacionalidades en las que se reparten sus 2.000 habitantes ¿cuántos españoles? ¿algún gallego?

Jorge Sutil dijo...

Me ha parecido muy interesante la descripción de esta población que hace Ignacio. Sin embargo noto un cierto tono pesimista en su carta. Todas las experiencias de nuevas formas de vivir, y máxime cuando están relacionadas con utopías, generalmente no pretenden ser la solución "universal". Pero son las que hacen de punta de lanza para que luego, muy lentamente, y en una parte muy pequeña, la sociedad las vaya siguiendo. A mi me parece extraordinario que un grupo de gente se haya puesto de acuerdo para llevar adelante un proyecto de vida diferente. Y mucho más que haya persistido en el tiempo y que permanezca. Han pasado ya más de cuarenta años. Los hijos de los primeros pobladores deben ser ya maduritos. Sería interesante conocer la "tasa de permanencia" en Auroville y si los hijos (o incluso los nietos) de los primeros pobladores siguen viviendo ahí o se han ido. Hay tantas preguntas. Jorge Sutil.

Anónimo dijo...

"los ciudadanos no son propietarios de la tierra que ocupan sus viviendas si no que todo pertenece a la comunidad. Diferentes grupos de trabajo y comisiones son los que toman las decisiones a cualquiera de los niveles: Social, educativo, económico, industrial....Es lo que ahora en occidente llamamos participación social. Sin duda fomenta el diálogo y el sentido de pertenencia a un lugar pero parece que a veces las reuniones para llegar a acuerdos son innumerables."

Mi abuela me dijo una vez que lo mejor es que cada uno tenga lo suyo, que si no todo son problemas. Aclarar que no se refiere a que no exista ayuda, la ayuda entre vecinos es básica, y ello también genera sentimiento de pertenencia a la comunidad. Y no quiero decir que esto sea la solución ni mucho menos y que el minifundismo sea "bueno", no lo se, pero me he acordado de ello al leer acerca de la toma de decisiones.

"La línea se decanta el tema por un sistema urbano no tan disperso como el actual."
Tengo curiosidad por conocer cómo evolucionaría Auroville al hacerla "más ciudad"

Leyendo me he acordado, además de mi abuela, de un par de libros que he leído hace poco. Uno es "Por una sociedad ecológica" de Murray Bookchin. Lo había empezado en octubre, y por el principio, claro, y como me salía la tecnología por las orejas (habla mucho de la tecnología al principio del libro), lo había dejado en la mesilla con otros tantos libros, hasta que hace poco lo abrí por una página cualquiera y me interesó lo que leí. Copié algunos párrafos, y releyendo encontré:
"...Sin embargo, hemos de tener presente esta rigurosa alternativa entre la ecotopía y el desastre ecológico y ajustarnos en cualquier ocasión a una teoría coherente, pues de lo contrario las soluciones de recambio que propongamos serán tan fútiles como bárbaras son las perspectivas de la sociedad actual..."

"Habiendo adquirido un vitalizante respeto por el entorno natural y sus recursos, la comunidad libre y descentralizada daría una nueva interpretación al vocablo “necesidad”. El “reino de la necesidad” de Marx, en lugar de expandirse indefinidamente, tendería a contraerse; se humanizarían las necesidades, redimensionadas en términos de una evaluación más elevada de la vida y la creatividad. La calidad y el arte suplantarían el énfasis actual sobre la cantidad y la estandarización; la producción ya no acentuaría la consumibilidad de los bienes sino su duración;...Las cosas dejarían de ser muletas para un ego empobrecido, mediaciones entre personalidades abortivas; se convertirían en producciones de individuos creativos y totales, en dones de seres integrados en desarrollo...
...La división nacional del trabajo y la centralización industrial son peligrosas porque la tecnología comienza a trascender la escala humana; se torna cada vez menos inteligible y propicia la manipulación burocrática. En la medida en que la comunidad pierde el control en términos reales, materiales (esto es, económicos y tecnológicos) las instituciones centralizadas adquieren poder concreto sobre la vida de los hombres y amenazan con convertirse en fuentes de coacción"

"¿Es acaso tan “compleja” la sociedad como para que una civilización industrial avanzada se contradiga con una tecnología descentralizada al servicio de la vida? Mi respuesta a esta pregunta es un no categórico. Gran parte de la complejidad social de nuestro tiempo tiene su origen en le papeleo, la administración, la manipulación y el constante despilfarro de la empresa capitalista. El pequeño burgués se maravilla ante los sistemas de archivos de la burguesía: hileras de armarios atiborrados de libros de contabilidad, registros de seguros, formularios de impuestos y los inevitables expedientes. Se deja hechizar por “expertos” como los gerentes industriales, ingenieros, diseñadores, manipuladores financieros y arquitectos de la convención del mercado. Ha sido embaucado por los trámites del Estado: la policía, la justicia, la cárcel, los despachos oficiales, los ministerios, en una palabra todo el cuerpo enfermo de la coerción y el control... Como en las novelas de Kafka, estas cosas son reales, pero extrañamente oníricas, sombras imprecisables del paisaje social."

"Un sentido básico de decencia, simpatía y ayuda mutua alienta en el corazón de la conducta humana...
Sin embargo, nada en esta sociedad parece destinado a garantizar apenas una molécula de solidaridad. La solidaridad que descubrimos existe a pesar de la sociedad, contra todas sus realidades, expresión de la lucha sin fin que libra la decencia innata del hombre contra la innata indecencia de la sociedad."

"Los hombres libres no serán ruines, una comunidad liberada no tratará de dominar a otra valiéndose de su potencial monopolio del cobre, los “expertos” en computadoras no intentarán esclavizar a los humildes, y ya no se escribirán novelas sobre vírgenes tísicas y anhelantes. Sólo una cosa podemos pedir a los hombres y mujeres del futuro: que nos perdonen por haber tardado tanto y porque haya resultado tan duro. Como Brecht, podemos pedirles que traten de no pensar en nosotros con excesiva dureza, que nos brinden su simpatía y comprendan que hemos vivido en las profundidades de un infierno social.
Pero, para ese tiempo, es seguro que ya sabrán qué pensar sin que nosotros se lo digamos."

"infierno social"... ¡uf!

En fin, el otro libro es "Arquitectura Radical". Son varios textos de una exposición. Uno de ellos (está bajo licencia CC), se titula "Caminos, Hormigas y Anarquía", y pertenece a Leonel Moura. Pero creo que me estoy alargando demasiado y ya no se si dejarlo aquí...

Bueno, ahí va:
"...La optimización en los grupos humanos presenta, además, dos grandes obstáculos. El primero deriva de la imprecisión del lenguaje. El segundo se vincula con los juegos de poder y la tendencia a favorecer las jerarquías. En un grupo no sólo es muy deficiente la comunicación, ya que incluso cuando alguien afirma haber comprendido lo que otro ha dicho puede no ser exactamente así; también se privilegian las ideas de los jefes y se desvalorizan las observaciones de los subordinados.
Los grupos tienden, por tanto, a no conseguir superar aquello que previamente podría obtenerse a través de la decisión individual. En estos casos la optimización se basa esencialmente en un principio estúpido: aprender con los errores, así como en intentar siempre resolver, en realidad, algunos problemas de los más poderosos y olvidarse de todas las demás cuestiones. Las hormigas son más inteligentes..."

Un saludo

Olivia

enviamelon dijo...

Muy ilusionante este proyecto, no sé si Ignacio conocía la existencia de esta ciudad de antemano, pero me imagino la emoción de poder visitar la materialización de una Utopía... Sobre todo en lo que concierne a educación, la participación o la propiedad comunitaria de la tierra: (véase frontera entre Austria y Hungría -por ejemplo buscando en googleEarth Pama, Austria- para ver la expresión de una planificación basada en las preferencias frente a las reminiscencias de otra basada en la inteligencia -según términos de Charles Lindblom-).

Me he subido al gEarth y he observado Auroville. Difícilmente me habría parado en ella, no veo la ciudad. Pero el evocador título de Calvino I. "Las ciudades invisibles" junto con la descripción que hace Ignacio de la sociedad existente en ese lugar me obligan a estar callado.

Me da la impresión de que, como en otras comunidades ecológicas, no se tiene en cuenta la dificultad de retomar algo similar al modelo rural (la utilización aquí del término
"rural" es discutible)
cito a Fariña:
"En general una ecoaldea puede ser cualquier asentamiento humano que esté trabajando hacia la sustentabilidad."
Es muy importante ese "hacia", pero quizás se deba poner énfasis en el "caminar", ya que en la las fotos de la entrada...
http://elblogdefarina.blogspot.com/2008/10/ecoaldeas-y-comunidades-sostenibles.html
...se ven muchas trazas del mundo industrial. Y no estoy defendiendo que deba por completo desaparecer la industrialización, puesto que para disponer de internet, bibliotecas u hospitales... parece que necesitamos disponer de tecnología. Lo que intento exponer es que el mundo rural se toma como modelo de vida muy "a la ligera" (o eso me parece). La gran cantidad de oficios necesarios para darle un poco de sentido es enorme; el "museo do pobo galego" -por ejemplo- evidencia muy bien cuan complicado es ceñirse mínimamente a la sostenibilidad. Creo que se puede "negociar" mucho en esta línea, pero aunque sólo sea por lo que atañe a la construcción (y con esto vuelvo a Auroville) en la mayoría de los casos se hacen trampas acudiendo a la ciudad y transportando un trocito de ese mundo del que es tan complicado emanciparse. Esos trocitos tienen forma de sacos de cemento o tantas otras "pequeñas" cosas. Al final es muy fácil caer en la trampa del romanticismo.
No es pesimismo lo que procuro con este post, sino afinar criterios para alcanzar una mayor coherencia.
Y volviendo a Auroville, me preocupa la dependencia de financiación exterior, pero no veo el modo en que puedan avanzar de otro modo; caerían en la involución (isla de Pascua?). Aunque acepto que sin la existencia de un tejido de aldeas (un territorio) que funcione con los mismos principios, Auroville corra el riesgo de acabar como las comunidades "Moravians" (nombre en inglés) que sucumbieron a medida que incrementaron su relación con "el exterior"... y es que el bistec por mucho que sea de cartón-piedra como en Matrix, está muy rico.
(El libro "Visiting Utopian Communities" -ver en google Books- nos permite leer acerca de esta atípica comunidad, "the moravians"; que a su vez Malthus cita en su libro "An Essay on the Principle of Population" reconociéndolos como una de las pocas sociedades que se consiguieron mantener estables poblacionalmente mientras disfrutaban de un cierto "bienestar".) Cito ambos libros como pequeño posicionamiento acerca de ese comentario de Ignacio "LENTO crecimiento"...
Soy un auténtico quisquilloso
; )

Eduardo dijo...

Resulta curioso el escaso crecimiento de esta ciudad cuando la mayor parte de las ciudades indias lo han tenido espectacular. Todavía más curioso a pesar de las ayudas de la comunidad internacional y de parte de los habitantes que no semejan precisamente parias. Le pediría a Ignacio que tratara de profundizar un poco en qué pasa y luego si fuera posible nos lo contara más adelant. A mi me parece bastante interesante saberlo.

Anónimo dijo...

Olivia, existe un mundo mejor...pero luego llega el ser humano con sus aspiraciones.

La solución pasa por una educación de la sostenibilidad entendida desde el individuo. Luego se traslada el debate a la unidad de vivienda, y posteiormente a la aglomeración de éstas, y en este sentido.

Un saludo a todos.

Adri

José Fariña dijo...

Gracias a Olivia y Enviamelon por vuestros extensos comentarios. Cada uno podría ser perfectamente un articulo del blog. Supongo que el cada vez mayor número de lectores de esta página (alumnos incluidos) os lo agradecerán también porque una parte importante de las posibilidades de internet es, precisamente, el debate y el contraste de ideas. La mayor parte de las preguntas que hacéis no sé contestarlas. El único que podría hacerlo es Ignacio pero ni tan siquiera tengo claro donde está en estos momentos. Jorge, a mí también me parece muy interesante el conocer el tiempo de permanencia en Auroville y si hay hijos y nietos de los primeros pobladores. Supongo que de la población tamil sí pero de los que han ido buscando una experiencia de vida diferente no lo veo tan claro. Cuando vuelva Ignacio y me cuente probablemente te podré contestar con mayor precisión. También la observación de Eduardo sobre el crecimiento poblacional de Auroville es bastante atinada, habría que investigar las causas.

Anónimo dijo...

Hola ,soy Anandi.Me resultò MUY interesante leer la nota de tu alumno ,josè , es dificil ver todo lo que èl vio en ese lugar tan dificil de descubrir y de describir .Quiero felicitarlo sinceramente .Tambièn me resultan simpatiquìsimas las respuestas...He vivido allì unos 8 años , trabajando en Educaciòn y en muchas otras cosas ahora soy la Representante en Buenos Aires. Auroville es una aventura , un salto quizà en el FUTURO DEL HOMBRE ,si es como Sri Aurobindo dice , nosotros sòlo somos un eslabòn en la csadena de la evoluciòn (espero porque 4 annos mais , son muitos con el PP !) Soy hija de gallegos y claro no votè ese partido .
Bueno un cariño y a Evolucionar amigos para lograr un mundo mejor ! anandi7@yahoo.com

Violeta dijo...

Estimado José, soy Violeta, 24 años, me recibi de psicóloga y estoy yendo de viaje a Auroville en unos meses...gracias por la carta de Ignacio, fue una inspiración para mi, espero no llegar con tantas expectativas! :)
Para aquellos que con tantas ansias leyeron la carta, ojala algun dia puedan visitar auroville o lugares afines y darse el gusto de hacerlo!!
saludos, Violeta.

Anónimo dijo...

Hoy por hoy el mensaje de The Mother está totalmente desvirtuado y pervertido. Auroville no es más que un reducto de mochileros ávidos de experiencias de pseudohermandad y de vegetales de clase acomodada de Centro- y Norteuropa aburridos de sí mismos y de todo lo que les rodea. Ver cómo se relacionan en Auroville y los inexistentes esfuerzos que hacen por comunicarse dan ganas de gritar. En cuanto llegué y vi toda aquella perversión, no podía parar de llorar. Todo lo que toca el hombre mediocre, lo convierte en mierda. Hay que ser responsables y dejar este proyectos en manos detente más elevada.

leonardo aranda dijo...

Hola, me llaman Leonardo y nací en México (más puedo ver que no soy de este país) ni de ninguna nación. Hace poco me entere de Auroville porque investigaba sobre Jacque Fresco y su proyecto VENUS.

Leí este artículo y los comentarios añadidos, los cuales respeto y agradezco dar con ellos.

Viviendo aquí en México, entre el sistema económico y la mayoría de nuestras mentes condicionadas por este; veo que la división entre nosotros (basada en el EGO) es la base de nuestra "sociedad", una sociedad que vive en conflicto y que no conoce la verdadera UNIDAD.

Leyendo sobre Auroville, vi que, más que un sistema y un significado, esta ciudad representa UNION (la verdadera unión) la cual, elimina el EGO. A caso ¿no es así como se vive en verdad? ¿en amor? donde los conocimientos y pensamientos no son parte del SER, sino que funcionan sin costo y sin carga psicologica ¿Porque no funcionaría esta ciudad viviendo desde la verdadera Unidad?

anandi elba fernandez dijo...

Anandi otra vez , debo ser uno de esos vegetales que dice el Anonimo... Si, vivo en Auroville y en estos momentos,estoy en Colombia haciendo voluntariado relacionado con Educación que es lo mío .Estuve en Mexico 7 meses , tu país Leonardo es apasionante , como toda nuestra América Latina y está en un momento intenso pero sin dudas, interesante, con cambios grandes , Enormes , si los comparamos con Europa ...De todas maneras lo de Mexico duele...pero llegará ,es parte del cambio que se prepara , seguro no se ve.Nunca se vieron antes de que se dieran... o el mono supo que el Hombre llegaba ?
Este momento no es facil pues no estamos aún dónde debemos estar y aún en el final de lo que debe morir: Un viejo mundo que ya no resiste más...Si, Leonardo, la Unión y el Amor son la solución y el Mundo Nuevo llegará ... Y no se pueden parar, la Evolución sigue , o la Edad Media continúa ? Gracias por las opiniones todas !
Somos ahora en Auroville, La Ciudad de la Aurora, 2500 de 46 nacionalidades , por qué no más ? Pues cuántos queremos dejar "la zona de confort"de este mundo y no tener propiedad privada , ni dinero personal y decidimos quemar naves ? querido Anónimo , dejé un puesto importante en Barcelona , con autito y Atico frente al Montjui ...y vivo feliz en una casa de ladrillos de tierra , un pequeño jardín y una motito eléctrica...Claro que los ideales de esta Utopía no se lograron , es un Laboratorio... pero tiene 47 años y sisigue es porque es posible... lo será cuando el Hombre esté listo.Si lo desean ( y este blog lo permite), pueden contactarme : anandi7@auroville.org.in- Nacida en Buenos Aires de papás gallegos y ciudadanía española también . Un cariño

Uma Gimenez dijo...

Saludos desde Auroville, agradecer esta publicacion, que aunque le faltan algunos detalles, es bastante respetuosa y adecuada.
Compartir que lo importante es que AUROVILLE esta basado en una carta fundacional, que es por lo que venimos y vivimos aqui:
Carta de Auroville

1) Auroville no pertenece a nadie en particular. Auroville pertenece a la humanidad en su conjunto.
Pero para vivir en Auroville , es necesario ser servidor voluntario de la Conciencia Divina.

2) Auroville será el lugar de la
educación permanente, del progreso constante y de una juventud que no envejecerá.

3) Auroville quiere ser el puente entre el pasado y el futuro. Aprovechando todos los descubrimientos exteriores e interiores, quiere lanzarse audazmente hacia realizaciones futuras.

4) Auroville será el lugar de investigación material y espiritual para dar un cuerpo vivo a una unidad humana concreta.

La Madre


MUCHAS GRACIAS
Uma Gimenez
uma@auroville.org.in